Política

Analistas dudan que 9 millones de personas votaron en las municipales

Los resultados, según los expertos, no concuerdan con la poca afluencia de electores en los centros de votación y tampoco reflejan el descontento hacia el gobierno

Elecciones
Por AYATOLA NÚÑEZ | anunez@el-nacional.com

Que el PSUV ganara la mayoría de las alcaldías durante las elecciones municipales del domingo 10 no es una sorpresa para los analistas políticos, lo que sí les llama la atención es que los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral no concuerdan con la poca afluencia de personas en los centros de votación.

Marcos Hernández, director de la encuestadora Hercon, afirmó que el gobierno aplica un método de psicología contraria, al resaltar que la participación fue de 47,32% y no mencionar que la que la abstención fue de 53%. Sin embargo, en los análisis integrales de la encuestadora se reflejó que la participación no llegó a 30%, dijo Hernández. “Definitivamente ganó la apatía. Los centros estaban solos porque la gente no se movió por razones como la desesperanza y el llamado de no votar por parte de la MUD. Fue una elección del gobierno contra una oposición desconocida”, indicó.

Resaltó que a pesar de las presiones el gobierno tampoco logró movilizar masivamente a los electores. “El gobierno no pudo mover a su gente ni coaccionándolos. Su participación no llegó a 16%. No alcanzaron los 9 millones de votos. El gran perdedor fue la operación carnet de la patria porque el sometimiento, la burla, el jugar con el hambre de la gente no funcionó”.

El consultor político electoral, Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, afirmó que la cifra de 9 millones de electores “es poco creíble. ¿Cómo se llega a ese número, a pesar de que no estuvieron presentes algunos partidos de la oposición?”.

El analista resaltó que muchos factores pudieron haber influido para que la suma del CNE diera esa cifra. “Por un lado, hay que reconocer que el oficialismo tiene seguidores que votan de manera voluntaria y mecanismos de presión para llevar a otros votantes a las urnas. Ahora, ¿cómo se llega a ese número? Hubo un problema importante con los testigos y que esta vez no hubo una plataforma para cuidar la cuenta de los votos”.

Seijas recordó que en la elección de los miembros de la asamblea constituyente no hubo testigos opositores y eso facilitó que se cometiera cualquier irregularidad. “En alguna mesa, al estar sola, se debió haber inyectado votos lo que permitió alcanzar esos resultados”.

El director de Centro de Estudios Políticos de la UCAB, Benigno Alarcón, dijo que era “sospechoso” anunciar cifras de participación como lo hizo el CNE, cuando la realidad en los centros electorales mostraba otro panorama. “Evidente la participación era extraordinariamente baja. Eso no se puede poner en duda”.

Enfatizó que los resultados de los últimos procesos electorales no reflejan el verdadero descontento que existe hacia el gobierno. “Los resultados de las regionales y municipales no tienen nada que ver con la situación política real; no tienen relación con la realidad. Cuando uno compara las encuestas, todas coinciden en el alto rechazo hacia el gobierno y la necesidad de un cambio político superior a 70%. Esos datos no han cambiado. El gobierno tiene la totalidad de las gobernaciones, pero no tiene el respaldo de los venezolanos”.

Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, coincide con Alarcón y agrega que el panorama desfavorece a la oposición porque empeora dramáticamente la capacidad de lucha y motivación de sus seguidores, algo que el chavismo sí seguramente sabrá aprovechar. “La oposición tendrá probablemente un tiempo muy corto para reestructurarse y definir una estrategia, pero el problema mayor no es el tiempo, es el líder que motive, organice y reviva la esperanza”, escribió en Twitter.

El politólogo Ricardo Sucre considera que los resultados anunciados por el CNE corresponden a la realidad si se toma en cuenta que el ente rector señaló que la participación fue inferior a 50% como estaba previsto.

Los analistas consideran que cualquier irregularidad debe comprobarse con pruebas tangibles para que dejen de ser más que sospechas.

Ante este panorama, Marcos Hernández espera que el diálogo gobierno-oposición derive en la renovación del CNE, debido a que con las autoridades actuales “es imposible ganar una elección”.

Tags