Política

“La amenaza es el humorismo de la tiranía”

El caricaturista Roberto Weil aún se adapta al exilio. Desde Miami ha seguido el proceso que hizo que la Constitución se convirtiera en morisqueta 

Weil

—¿Cómo brota la caricatura en el exilio? 

—Cuando uno es un mal caricaturista, la caricatura te sale mal en tu casa y en el exilio.

—¿Qué tiene de caricatura el exilio? 

—El exilio es comenzar de nuevo, de repente, en un lugar extraño. Al principio es muy perturbador.

—¿Caricaturizará a Trump en su propia tierra o le pondrán un muro? 

—Todavía no he logrado desenfocarme del tema Venezuela. Me gustaría ser más universal, y eso se puede lograr representando bien la realidad de tu localidad, de tu cotidianidad.

—¿Reaccionan los gringos ante sus dibujos?  

—Los gringos no le paran a mis caricaturas venezolanas.

—¿Es Miami destino preferido de los caricaturistas? 

—Cualquier lugar es bueno para mí si puedo satisfacer mis necesidades básicas.

—¿Es Venezuela una caricatura de lo que fue? 

—Es ruina y escombro de lo que fue en 1998, cuando se apoderó de ella el chavismo a través del voto de los venezolanos.

—¿Un grafismo para el diálogo? 

—Torturados dialogando con sus verdugos.

—¿Fue divina la intervención del Vaticano?

—Contribuyó a descubrir la tiranía venezolana ante el mundo.

—¿Una ilustración para la MUD?

—Intereses partidistas primero, Venezuela y los venezolanos después.

—¿Imagina un presidente caricaturista? 

—No como presidente pero sí haciendo una formidable campaña.

—¿Ha hecho llorar intentando hacer reír? 

—Toda caricatura que represente lo que sucede en Venezuela hace, en algún momento, llorar.

—¿Su referencia? 

—Buscar hacer bien lo que esté haciendo, luego viene lo demás.

—¿El umbral entre el humor y la burla? 

—La burla apunta hacia la ignorancia, el humor hacia la inteligencia.

—¿Le confronta el humor revolucionario? 

—La amenaza es el humorismo de la tiranía. Nos mueven los humores a través de la amenaza.

—¿Y el de la oposición? 

—Con la esperanza y las elecciones nos mueven el humor los partidos opositores al chavismo.

—¿El límite de sus caricaturas? 

—Es directamente proporcional a mi poca capacidad.

—¿Burla la censura? 

—Eso ya no se puede. Todo aquel que no alabe a la tiranía es objetivo de destrucción.

—¿Se ha autocensurado?

—En todo momento, hasta en las conversaciones más personales, al igual que tú. Pero eso no impide comunicar el meollo del asunto. La tiranía siempre anda inventando montones de nombres para confundir.

—¿Lo han caricaturizado a usted? 

—Además de mis amigos y familia, me han caricaturizado mis colegas en sus medios.

—¿Imagina periodismo sin caricatura?

—No, la caricatura es parte del ser humano. Desde el período de las cavernas hacemos caricaturas.

—¿Qué lo malhumora? 

—No sentir que soy bueno en lo que hago, por eso soy malhumorado.  

—¿Y la Ley Resorte?

—No la recuerdo. Lo que siì estaì claro es que en Venezuela siempre se corre riesgo físico cuando se opina o se generan ideas.

—¿Es el carnet de la patria una caricatura?

—El carnet de la patria es el chantaje que le monta la tiranía a los venezolanos.

—¿Lo más caricaturizable del venezolano? 

—Su viveza criolla, que nos condujo a la situación actual.

—¿Ve humor en las cadenas? 

—Todo lo profundamente grotesco mueve los humores.

—¿La guasa oficial? 

—Grotesca e hipócrita, en especial lo de “ser rico es malo”.

—¿Le ha salido una morisqueta en vez de una gracia? 

—¿A quién no? lo malo es que cuando la publicas en un periódico, la raya es más perturbadora.

—¿La morisqueta nacional? 

—La Constitución.

—¿El colmo de un caricaturista? 

—Ser lento y no tener chispa… ¿No ves como pienso tanto las respuestas?

—¿El ícono criollo? 

—La arepa de Harina P.A.N.

—¿La caricatura trágica?

—Todas las de este período de la historia republicana, que representan lo cerca que estamos de perder la República.

—¿Valen más sus trabajos que lo que le pagan por ellos? 

—Valen menos, por eso siento respeto y admiración por los que me las compran y piensan lo contrario.

—¿Por qué el oficialismo se molesta cuando lo parodian?

–La tiranía no soporta que la desnuden.

—¿A mayor tragedia más musa? 

—Igual que a mayor éxito más musa.

—¿Un revolucionario de la caricatura? 

—Gary Larson y Philip Burke

—¿Hay caricaturistas oficiales u oficiales que son una caricatura? 

—Hasta ahora no he visto ninguna caricatura que sea buena y al mismo tiempo que favorezca a la tiranía, pero todo es posible. 

—¿Requieren las caricaturas de un código de ética? 

—Una caricatura es muy buena cuando nos aviva intensamente los humores. Luego podemos calificarla de correcta o incorrectamente ética.

—¿Un grafismo ante la prohibición de las protestas?

—Protestar contra la prohibición de protestar es como un grafismo infinito

—¿Qué pasaría en Venezuela si el TSJ supervisase las caricaturas? 

—Lo mismo que está pasando ahora.