Papel Literario

Sobre los últimos apuntes de una ciudad sitiada

Hoy, a las 11 am, se inaugura “Caracas postcards: últimos apuntes” del fotógrafo, artista y escritor Vasco Szinetar (Caracas, 1948), reconocido internacionalmente por sus retratos de escritores y personalidades del mundo cultural. Aquí nos ofrece “la mirada de un observador preocupado” por “una urbe que languidece”, en palabras de Lorena González Inneco

“Caracas postcards: últimos apuntes”

Vasco Szinetar ©

 “Caracas postcards: últimos apuntes”

“Caracas postcards: últimos apuntes”

Vasco Szinetar ©

 “Caracas postcards: últimos apuntes” 

“Caracas postcards: últimos apuntes”

Vasco Szinetar ©

 “Caracas postcards: últimos apuntes” 

Vasco Szinetar

Mikel Szinetar ©

 Vasco Szinetar 

“Caracas postcards: últimos apuntes”

Vasco Szinetar ©

 “Caracas postcards: últimos apuntes” 

Por Lorena González Inneco

La disolución de la memoria es uno de los mecanismos más recurrentes que han utilizado los grandes regímenes totalitarios para condenar y diluir las resistencias privativas de sus ciudadanos, reconduciendo el pensamiento crítico, suplantando los símbolos e incluso deshilvanando los nexos afectivos que cada quien ha desarrollado con su historia y su pasado, con sus logros, expectativas, fracasos y deseos. Las formas y maneras de esta estrategia tienen múltiples caras y modalidades, usadas en cada contexto según las demandas del sustrato político, económico y social que lo caracteriza. Los resultados, en la mayoría de los modelos, degeneran hacia los marasmos de un peligroso y recurrente lugar común: amasijo de masas sin nombre, causas extraviadas, pasos menguados, entelequias atrapadas por el aciago mandato de la necesidad.

Caracas postcards: últimos apuntes es una muestra donde Vasco Szinetar desciende hacia los bordes innombrables de estos desasosiegos, epígrafes de una ciudad interpelada por la mirada de un observador preocupado que va compilando los rastros de ese diálogo constante que se teje a su alrededor. Como un coleccionista de tensiones y vacíos, el artista va levantando en cada cuerpo de trabajo las incertidumbres de estos caminantes silentes, para adentrarse desde su propio coloquio en las causas y consecuencias del oscuro itinerario que durante casi veinte años ha socavado la vida de todo un país. Para ello, se ha despojado de la uniformidad en los formatos y recurre al cruce de temperaturas técnicas, surgidas por los matices particulares que el tránsito por cada estancia le sugiere: fotografía directa, retratos, capturas de pantallas, libros intervenidos, paisajes, apropiaciones, escamoteos y alteraciones constantes de la imagen, para desembocar finalmente en la presencia de la palabra.

Es así como el gran retratista de otros tiempos se ha convertido en el acucioso paseante de una urbe que languidece, rescatando los fragmentos de un extraño ciclo que es su propia historia y también la nuestra. A pesar del salto, la muerte y los cuestionamientos del poder continúan rondando como tema capital de su producción, recordándonos que siempre estuvieron presentes tanto en las estrategias performáticas de los retratos frente al espejo con personalidades como en las tramas visuales de series menos conocidas. En esta oportunidad, la obra profundiza con agobiado desenfado en las tramas de ese intersticio y se abre como un gran diario personal ante el espectador, develando los apuntes de un cuerpo marcado por la historia. En el centro de los acontecimientos y desde los silencios de esa noche póstuma que Szinetar ha capturado en su producción más reciente, el rompecabezas de fragmentos y la exhalación de la imagen nos convoca hacia desenlaces donde de algún modo estamos siendo retratados. Caminamos con él, vamos al alimón de su paso; mientras percibimos nos recordamos observando, perdidos, llenos de ese indescriptible número de preguntas que tal vez lo abordaron cuando enfocaba la cámara en esquinas represadas por su propio desvanecimiento.

Cada imagen y cada palabra de estos apuntes últimos son postales abatidas con las que el autor intenta enviarnos un mensaje, se pregunta a sí mismo y nos pregunta por la mirada confinada: calles póstumas de una visión ulterior que todos somos. En estas Postcards, Szinetar susurra lo que ya sabemos y aún no hemos escuchado a plenitud. Mientras auscultamos las señales, la ciudad se abre, atiborrada y consumida por los destinos postergados, sumida en los estertores del fallecido y casi tapiado libro de la realidad venezolana.

_____________________________________________________________________________

Caracas postcards: últimos apuntes

Vasco Szinetar

Spazio Zero Galería

Av. Casiquiare, Qta. Zero

Colinas de Bello Monte

Caracas, Venezuela

HORARIOS: martes - viernes de 2 a 6 pm 

sábado - domingo de 11 am a 2 pm

INAUGURACIÓN: sábado 14 de julio de 2018, 11 am