Papel Literario

Armonías cromáticas. Surcos, tramas e (im)precisiones

Esta muestra reúne obras de Gloria Blancato Meli, Elizabeth Cemborain, José Luis García R., Magdaly Montenegro, Bienvenida Núñez, Miguel Prypchan, Alberto José Sánchez y María Angélica Viso

Armonías cromáticas

 Armonías cromáticas / Centro de Artes Integradas

Por Susana Benko

Pensar en la relación armoniosa de los colores en una obra de arte remite en primera instancia a la sensación de equilibrio que ella suscita. Ello depende de su composición y combinaciones cromáticas. Efecto similar puede suscitarse en un conjunto de piezas, como sucede en esta exposición que hemos titulado: Armonías cromáticas. Surcos, tramas e (im)precisiones.    

En arte, los colores pueden armonizarse tanto por analogía como por contraste. En el primer caso, la combinación de colores se da porque predomina una misma tendencia cromática. Ello da pie a que un artista profundice en los múltiples matices de un mismo color. En cambio, cuando es por contraste, opera de distinto modo pues intencionalmente trabaja con colores opuestos entre sí para crear diversos efectos perceptivos. La variedad armónica de combinaciones, tanto por analogía como por contraste, es infinita. Pensemos en las múltiples combinaciones entre colores complementarios, así como entre cálidos o fríos, o ambos, inclusive, dispuestos de manera simultánea.

Además de estas consideraciones básicas en la teoría del color, están las tendencias, técnicas y estilos de cada artista. Ello es evidente en la obra de los ocho participantes en esta exposición. Cada uno responde a búsquedas determinadas que denotan sus divergencias expresivas, actitudes y reflexiones en torno a diversos tópicos, entre ellos, el color. Esta heterogeneidad la hemos organizado según los conceptos emitidos en el subtítulo de la exposición: Surcos, tramas e (im)precisiones. Bajo estos parámetros, visualizamos sus diferencias formales y conceptuales partiendo de una perspectiva común: todos son artistas abstractos.

Siguiendo estos conceptos, vemos que trabajan con la trama, incluso Gloria Blancato Meli, la artista “abstracto-lírica” del grupo. Sus pinturas, caracterizadas por su luminosidad y vivacidad en el color, se estructuran –pese a su factura informal– mediante chorreados, franjas y pinceladas a veces verticales u ovoidales, que se imponen en la composición. Nada de esto obvia la intención espontánea y emocional con que la artista trabaja. Al contrario, ella asume su libertad expresiva mediante la mancha y el contraste armónico y simultáneo de color.    

La armonización cromática por analogía o por contraste es también utilizada en obras cuyos tramados se distinguen por su radical precisión. Esta condición define la esencia de los diversos lenguajes abstracto-geométricos. Las obras de Magdaly Montenegro y de Alberto José Sánchez, son claros ejemplos de ello. Sus procesos creativos son racionales aun cuando trabajan distintos medios: Magdaly, el arte digital; Alberto, la pintura. Ambos ahondan en la riqueza ilimitada que les ofrece la geometría. Y ambos la utilizan para crear interesantes efectos ópticos sugiriendo, desde el plano, volúmenes y espacios por la manera como trabajan las formas y los cambios tonales en el color. En Diagonals, Magdaly sugiere volumen y profundidad espacial mediante un entramado geométrico cuya dirección diagonal crea inevitablemente un efecto dinámico en la composición. Este se vitaliza justamente por fuertes y vibrantes contrastes de color. En el caso de Alberto, el elemento sustancial de su propuesta óptica radica en la relación luz-forma-color: la luz incide sobre las formas creando volúmenes y espacios ficticios debido a los cambios tonales en el color. Trabaja engañosamente con la percepción del espectador, a quien toca discernir entre lo ilusorio y lo real. Azul óptico y Verde vertical se armonizan por analogía de colores fríos.

María Angélica Viso y Miguel Prypchan realizan esculturas en metal. Ambos sustentan sus obras en la geometría y en el color. La propuesta de María Angélica se centra en la “organicidad” de las formas, vista en las figuras –geométricamente “truncadas”– que se superponen sobre el plano conformando sus relieves. No obstante, estas formas surgen de la meditación: del corte de una trama precisa que requiere exactitud inclusive en el proceso de pintado y acabado final. Su color es vibrante y pleno de luminosidad. Mientras ella lo trabaja monocromáticamente, cubriendo todas las superficies, Miguel, contrariamente, busca la iridiscencia del color. El resultado es un juego de “apariencias” que establece con el espectador. Ello es posible porque el color en su obra está indisolublemente relacionado con la luz. El efecto iridiscente lo crea cuando intercala partículas perladas entre cada capa de pigmento aplicada a las láminas de metal con el fin de conseguir transparencias. Como resultado, el color se torna impreciso, pues se transforma según el desplazamiento del espectador.

Ahora bien, los procesos creativos conllevan situaciones imprevistas que flexibilizan estos criterios artísticos. No siempre las obras resultan de precisiones anticipadas como tampoco de una informalidad expresiva enteramente libre. En estos casos, cabe considerar el azar, el accidente o el “dejar hacer”. Es lo que sucede de distintas maneras en las obras de Bienvenida Núñez, Elizabeth Cemborain y José Luis García R.

Bienvenida trabaja con medios mixtos. Utiliza como soporte telas pintadas con pigmentos naturales sobre las cuales cose líneas con hilos de diferentes matices de color. Con este medio “grafica” la tela y crea a la vez “surcos” a medida que el hilo, de manera sistemática y continua, sugiere el movimiento y los diversos matices del mar, su tema constante. De allí las obras Azul e Instantes de mar pertenecientes a la serie HorizontesLa aguja –señala la artista– es mi pincel que dibuja líneas de hilo, trazo duro y mecánico que la alquimia del arte transforma en sensible y poético

Trabajar la geometría o formas abstractas partiendo de un referente externo es una práctica artística que aplican varios artistas en esta exposición. Lo vemos en el Ávila de Miguel Prypchan, en el mar en Bienvenida Núñez y también en los paisajes urbanos que Elizabeth Cemborain registra en video mientras ella se desplaza en algún lugar. Su procedimiento consiste en seleccionar y ampliar digitalmente segmentos de los fotogramas de los videos con el fin de aislar determinados patrones de color. Pero, en este proceso de edición, pueden ocurrir “accidentes” que la artista incorpora a la obra. Ya no se trata sólo de una imagen borrosa o movida debido al desplazamiento, sino una “intromisión” sorpresiva que surge de estos errores tecnológicos conocidos como glitch. Durante estos episodios, se incorporan y coinciden, de manera orgánica y aleatoria, zonas de los archivos abiertos en el escritorio de la computadora. Lo imprevisto otorga a la obra mayor grado de imprecisión. Por otra parte, los colores predominantes son los que existen en la realidad: los paisajes parecen armonizarse según analogías de color. Forman parte de su identidad.  

José Luis García R. trabaja, igualmente, el medio digital. Desarrolla patrones visuales (patterns) a partir de datos de diversa procedencia, tales como fotografías, avatares, capturas de pantalla, glitchs, obras de arte, sonidos, textos, etc. Estas informaciones son tratadas como datos alfanuméricos que alimentan a algoritmos previamente establecidos con una intención gráfica. Estos dan lugar a composiciones con formas de diversa índole y vibrante color. Se trata, como bien señala Daniela Díaz Larralde, de patrones visuales que no están atados a ninguna lógica matemática, sino que son experimentos lúdicos, caprichos, exploraciones. De allí los hallazgos inusitados, algunos con formas difusas, imprecisas, que recuerdan el efecto moiré.

La puesta en escena de esta exposición se sustenta en la heterogeneidad de estilos y objetivos que presentan estos ocho artistas invitados. Nuestra intención, en última instancia, es valorar estas diferencias mediante la apreciación simultánea y armónica del color.

______________________________________________________________________________

Armonías cromáticas. Surcos, tramas e (im)precisiones estará abierta en el Centro de Artes Integradas hasta el domingo 14 de julio.