Política

La MUD no avala “simulacro fradulento” de presidenciales

La alianza señaló que solo concurriría a la contienda del 22 de abril si el presidente cumple con las garantías. Julio Borges dijo que Maduro se está suicidando con “la farsa” de las megaelecciones

MUD

Ángel Oropeza dijo que la decisión  de la MUD se asumió por consenso

Por SOFÍA NEDERR | snederr@el-nacional.com

Después de varios días de silencio sobre las elecciones presidenciales que la ANC adelantó y que el CNE convocó para el 22 de abril, la Mesa de la Unidad Democrática oficializó ayer que no participará en el proceso. El anuncio fue hecho a través de la lectura de un comunicado que hizo Ángel Oropeza, asesor de la alianza. Al encuentro con la prensa acudieron dirigentes de AD, Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, La Causa R y el Movimiento Progresista Venezolano.

“No cuenten con la Unidad Democrática ni con el pueblo para avalar lo que hasta ahora es solo un simulacro fraudulento e ilegítimo de elección presidencial”, señala la coalición opositora. Ángel Oropeza aseguró que las decisiones de la MUD fueron adoptadas por consenso y en los debates participó Avanza Progresista, partido de Henri Falcón, quien insiste es postularse aunque ayer no hubo ningún dirigente de esta organización.

Oropeza dijo que retan al presidente Nicolás Maduro a que cumpla con las garantías electorales para poder concurrir a los venideros comicios.

“No estamos pidiendo nada que no esté en la ley: que simplemente Maduro cumpla con la ley. Cumple con las cosas con las que más te comprometiste tú y tus cancilleres. Si eso se hace pasaremos a escoger el candidato, haremos el método de selección, lo escogeremos y lanzaremos nuestra campaña”, aseguró Oropeza. En el comunicado la alianza señaló que no está en duda su vocación democrática, la misma que impulsa la defensa del voto.

Ratificó que la exigencia de la MUD se basa en el documento de los cancilleres en la mesa de negociación en República Dominicana que incluyó: la realización de elecciones en el segundo semestre de 2018, la integración de un CNE equilibrado; la observación internacional independiente, las garantías al voto en el exterior; el acceso equitativo a los medios de comunicación públicos y privados; la aplicación de garantías técnicas para lograr la transparencia, y la revocatoria de las inhabilitaciones a partidos y dirigentes.

La MUD rechaza que el gobierno quiera limitar los comicios a la participación o no de la oposición. Oropeza dijo que Maduro tiene miedo de perder la venidera contienda y por ese motivo no permite que haya garantías. La alianza anunció que próximamente presentará el Programa de Gobierno de Unión y Reconstrucción Nacional que será debatido en todo el país.

Oropeza informó que trabajan en la integración de un frente amplio nacional para la lucha electoral que incluye a la Iglesia, las universidades, el movimiento estudiantil y los sindicatos, entre otros. Esta instancia será “un mecanismo efectivo de organización y articulación de fuerzas sociales y políticas en torno al propósito de alcanzar este año elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia como sistema político”.

El diputado Julio Borges, coordinador nacional de PJ, rechazó el planteamiento del jefe del Estado de que las presidenciales se realicen junto con las parlamentarias y los comicios de los consejos legislativos estadales y los concejos municipales.

@NicolasMaduro con esta farsa de la “megaelección” usted se está suicidando. Tiene los días contados”, escribió Borges en Twitter.

Coronación. Un grupo de expertos de Latinoamérica, durante el foro Ni libres ni justas, ¿qué hacer con las elecciones presidenciales de Venezuela?, realizado ayer en Washington, pidió la unidad internacional frente al gobierno de Venezuela. Jorge Quiroga, ex presidente de Bolivia, afirmó que el 22 de abril, “no es una elección, es una simple coronación”.

Apenas 31% de la población venezolana aprueba la gestión de Maduro y 4% la califica de excelente, de acuerdo con una encuesta del Atlantic Council, que fue realizada a finales de enero, cuando el gobierno aún no había convocado los comicios.