Mundo

Venezuela: Menos acceso a Internet y violaciones denunció Freedom House

En el informe se evalúa la situación entre junio de 2016 y mayo de 2017. También destaca las agresiones a periodistas y el declive de la industria de telecomunicaciones

ctv-alc-freedomhouse

Venezuela ha visto empeorar el estado de la libertad de Internet por el incremento en los obstáculos al acceso, la limitación de los contenidos y las violaciones a los derechos de los usuarios, según el informe publicado por Freedom House.

De los siete países latinoamericanos analizados, Venezuela y Cuba son los únicos calificados como no libres. México, Ecuador, Brasil y Colombia aparecen como parcialmente libres, y Argentina en la categoría de libre.

“Varios elementos influyeron en esta calificación: el deterioro del acceso y de la calidad de los servicios de telecomunicaciones, los bloqueos selectivos de sitios web, las detenciones arbitrarias de reporteros y activistas, así como los mayores niveles de violencia física y técnica registrados contra periodistas, medios digitales y sitios web de organizaciones ciudadanas”, refiere Freedom House.

El informe Libertad en Internet 2017 evalúa la situación en 65 países, con 87% de los usuarios de Internet del mundo, en el período entre junio de 2016 y mayo de 2017. Venezuela es el país latinoamericano al que se dedica más espacio.

En el documento se advierte que los usuarios de Internet tuvieron que lidiar con menos acceso, más censura de la crítica y otras violaciones de sus derechos pero, a pesar de eso, se indica que “los venezolanos son ávidos usuarios de Internet y de las redes sociales”.

Uno de los puntos claves señalados por Freedom House tiene que ver con el control de cambio y la alta tasa de inflación que “ocasionaron el declive de la industria de telecomunicaciones, y afectaron la expansión de los servicios y la calidad del acceso a Internet”.

También señala que aunque los medios digitales, periodistas y ciudadanos continuaron utilizando activamente las plataformas digitales para acceder y compartir información crítica, “el gobierno produjo bloqueos arbitrarios de sitios web, especialmente de los que ofrecen cobertura en vivo de las protestas”.

“El gobierno ha hecho esfuerzos para incrementar su influencia en el entorno digital usando medios controlados por el Estado, alimentando ejércitos de trolls y alentando a los usuarios progubernamentales a hostigar a quienes manifiesten puntos de vista opuestos al oficial”.

El informe destaca que los periodistas enfrentaron agresiones y amenazas al cubrir las protestas antigubernamentales, “lo que incluyó arrestos arbitrarios, confiscación de equipos, amenazas y ataques físicos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”.

Venezuela, Filipinas y Turquía están entre los 30 países cuyos gobiernos “emplearon un cuerpo de formadores de opinión para difundir las ideas gubernamentales, impulsar agendas particulares y contrarrestar a sus críticos en las redes sociales”.

Los datos. El informe señala que a finales de 2016 la velocidad promedio de conexión de Internet no superó los 2 Megabits. Y aunque Conatel especifica que la penetración de Internet alcanza 62%, lo mismo que en 2015, hay estudios que aseguran que cayó a 55%. Las cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones afirman que hubo una disminución de 1,87%.

La penetración de telefonía celular disminuyó de 102% en 2012 a 87% en 2016. Representantes de las dos empresas privadas de telefonía móvil refieren que los estrictos controles cambiarios les han impactado negativamente y que, incapaces de cumplir con las obligaciones financieras contraídas en divisas, los operadores móviles eliminaron los servicios de larga distancia internacional y de roaming en 2016.

De igual forma se hace alusión a las diferencias de acceso a Internet entre Caracas y el interior del país. “Las ofertas de banda ancha móvil se concentran en ciudades con poblaciones de más de 50.000 habitantes y en zonas de altos ingresos”, enfatiza Freedom House.


Conatel controlará las redes

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, anunció que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones impedirá que proliferen las políticas de odio en las redes sociales, en el contexto de la Ley contra el odio que aprobó la asamblea nacional constituyente. Explicó que muchas campañas tienen algún tipo de motivación política.

“Estamos estableciendo mecanismos tecnológicos para que se impida que se mantengan políticas de odio a través de las redes sociales”, dijo el ministro acompañado por el titular de Educación, Elías Jaua, y Delcy Rodríguez, presidente de la ANC.

Rodríguez explicó que Conatel definirá las formas de controlar estos aspectos, en plataformas como Twitter o Facebook. “Así como Conatel lleva control necesario de los mecanismos de difusión públicos y privados, también va a actuar en las redes sociales”, resaltó.