Mundo

Venezuela fue el tema de conversación en la OEA por más de cuatro horas

La mayoría de los países de la organización abogó por la situación pacífica de los problemas venezolanos, además del diálogo como método de solución 

Consejo Permanente de la OEA

Diálogo, llamados de atención y preocupación por la situación política-económica-social y humanitaria, además de la no injerencia. Estos son los aspectos que resumen la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) de este martes, encuentro en el que se trató la crisis en Venezuela tras la solicitud hecha por 18 países miembros.

Pasadas las 2:00 pm, hora de inicio del encuentro, llegaron los representantes de los 34 países que integran la OEA. El encuentro comenzó después de las 2:45 pm. Tras una hora de intervenciones y cuestionamientos de la legalidad de la sesión, se realizó  la votación nominal para aprobar el orden del día, cuyo único punto fue la discusión de la situación venezolana.

El orden del día se aprobó con 20 votos, 11 en contra, dos abstenciones y una ausencia.

Los países que votaron para aprobar el orden del día fueron: Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú Santa Lucía, Uruguay. Dos naciones más que las 18 que solicitaron en primer lugar el encuentro el viernes 24.

San Vicente y Las Granadinas, Surinam, Saint Kitts y Nevis, Venezuela, Bolivia, Dominica, Ecuador, El Salvador, Haití, Nicaragua y República Dominicana fueron las naciones que votaron en contra.  Mientras que Trinidad y Tobago y Antigua y Bermuda se abstuvieron.  Granada estuvo ausente al momento de realizar la votación.

Durante la sesión, que duró más de cuatro horas, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se refirió a las declaraciones del gobierno venezolano, que lo acusa de injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

“No es intervencionista la protección de la democracia, así como no es intervencionista la promoción de los derechos humanos”, dijo en su intervención en el encuentro celebrado en Washington.

Almagro reiteró que su planteamiento es opuesto a un golpe de Estado: “Es devolverle la soberanía al pueblo, es pedir elecciones”.

La representante de Canadá ante la OEA, Jennifer May Loten, afirmó que “Venezuela sigue alejándose de los valores democráticos del hemisferio”.

Sostuvo que los Estados miembro se tienen que unir y colaborar para solucionar la crisis en el país.

“Todos los Estados miembro tienen el deber de defender la democracia. Es un compromiso que todos debemos compartir. Ningún Estado debe sufrir demoras en las elecciones, deben tener como prioridad a sus ciudadanos”, dijo.

El representante permanente de Panamá, Jesús Sierra Victoria, dijo que la salida a la situación de Venezuela tiene que ser por la vía democrática, por elecciones.

“Reitero la posición del presidente Juan Carlos Varela de que se respete el derecho a la libre elección de los pueblos”, dijo.

Manifestó su apoyo al proceso de diálogo en el país, con la mediación del Vaticano.

Ana Rosa Valdivieso,  representante permanente de Perú en la OEA, hizo cuatro peticiones: que se establezca un calendario electoral en Venezuela, se libere a los presos políticos, se atienda la crisis humanitaria y se respete la institucionalidad de la Asamblea Nacional.

“Mi país ha señalado en distintos foros su profunda preocupación por la alteración en el orden constitucional que afecta la democracia”, dijo en la sesión extraordinaria.

El representante de Chile ante la OEA, Juan Anibal Barria, pidió un diálogo abierto, respetuoso, constructivo y “de altura” en Venezuela.

Instó a que todos los actores políticos y sociales puedan ser escuchados, con avances y resultados.

El representante de Colombia ante la OEA, Andrés González Díaz, llamó a hacer un esfuerzo colectivo para intentar solucionar la crisis en Venezuela y manifestó su posición de defender la democracia y los derechos humanos.

“Se trata de construir una visión común en la medida de lo posible. No se trata de un foro político para acusaciones mutuas, se trata de un foro de análisis y propuestas con esfuerzo colectivo que contribuya a resolver la compleja crisis (…)”, dijo en la sesión extraordinaria en Washington, Estados Unidos.

González instó a la separación de poderes en Venezuela, a la liberación de los presos políticos, a que se respete la institucionalidad de la Asamblea Nacional y a que se establezca un cronograma electoral.

En el debate la mayoría de los países de la organización abogó por la situación pacífica de los problemas venezolanos, además del diálogo como método de solución.

Argentina respaldó el diálogo y pidió respeto a los acuerdos. De igual forma, República Dominicana apoyó las conversaciones entre los venezolanos.

Estados Unidos resaltó que existe una preocupación regional por Venezuela y que es necesario que el gobierno venezolano acepte la mano que le extiende la OEA.

México indicó que Venezuela debe buscar una solución democrática y pacífica sobre la situación política por la que atraviesa.

Paraguay ratificó la disposición de su delegación de aplicar la Carta Democrática Interamericana como medida de presión para la liberación de los presos políticos, el respeto de las decisiones del Parlamento venezolano y la ejecución de elecciones en un plazo de tiempo razonable.

Antes de iniciar la votación, el representante permanente de Bolivia, Diego Pary Rodríguez, manifestó su apoyo a Venezuela y su rechazo a la sesión de la OEA. Dijo que el organismo no es democrático, como asegura ser.

El vicecanciller Samuel Moncada, en nombre de Venezuela, reiteró que no podía hacerse una sesión sin que el Estado sobre el que hablaban fuera notificado y tomado en cuenta. Reiteró que no había base legal para la naturaleza de la sesión. Consideró que si se discutía sobre Venezuela se violaba la Carta de la OEA y se intervenía en los asuntos internos de Venezuela.
 
El gobierno de Nicaragua, en voz de Denis Moncada, sostuvo que hay una "campaña destructiva sin precedentes" en contra del gobierno venezolano.

El secretario general de la OEA pidió en su último informe, que fue debatido hoy, la aplicación de la Carta Interamericana a Venezuela. Insta a que se convoquen elecciones en 30 días para evitar una posible suspensión del organismo, un proceso complejo que requiere el apoyo de dos tercios (24) de los 35 países miembros, incluido Venezuela.