Mundo

Venezuela se ha convertido en un problema de seguridad para la región

La internacionalista Elsa Cardozo advirtió que si bien el gobierno seguirá hablando de intervencionismo, el informe de Almagro hace énfasis en lo electoral

"El panorama ha cambiado. Es más difícil para el gobierno contar con apoyos", afirmó la internacionalista Elsa Cardozo, para quien no se puede negar el deterioro de la situación venezolana "que no ha avanzado nada y en vez de eso ha empeorado con respecto al momento en que la OEA consideró el caso en mayo y junio del año pasado". 

Observó que la crisis es bastante más difícil de ignorar. 

Señaló que el momento es similar en términos procedimentales a lo vivido el año pasado en la OEA, cuando el secretario general, Luis Almagro, presentó su primer informe, "pero en términos políticos la situación es más grave y las posiciones frente a lo que vive Venezuela también han ido cambiando". Indicó que hay una preocupación muchísimo mayor, casi en relación proporcional al deterioro económico y humano. "El momento es mucho más crítico". 

Cardozo especificó que las negociaciones del acuerdo de paz en Colombia, que fueron un factor que hizo mucho ruido en el pasado para que se priorizara el caso venezolano, ya han sido superadas, y en el caso del Caribe la ayuda del gobierno a través de Petrocaribe se ha minimizado. "Todos esos acuerdos de cooperación energética se han venido a menos". 

Destacó que la crisis nacional le está generando problemas a otros países. "Venezuela se ha convertido en un país generador y exportador de caos, muy atractivo para toda suerte de ilícitos, en los que no hay que abundar ya que el propio informe de Almagro es bastante explícito. Cambió la situación política, la circunstancia económica de la región y la mirada que se hace sobre Venezuela es radicalmente diferente, porque hay una crisis humanitaria grave y se ha convertido en un problema de seguridad para la región". 

La internacionalista agregó que el peso de los republicanos en el Congreso de Estados Unidos también desempeñó un papel fundamental. "Han tenido una posición muy activa de crítica al régimen venezolano y de apoyo a una solución democrática en Venezuela". 

Cardozo advirtió que si bien el gobierno seguirá hablando de intervencionismo, el informe de Almagro hace énfasis en lo electoral. "La verdad es que si hay algo claro es que la presión es para que los venezolanos decidan su destino a través de elecciones. Yo creo que eso es tremendamente importante". 

Aun cuando señaló que habrá que esperar a ver cómo fluyen las discusiones, interpreta que la Carta Democrática sí comenzó a aplicarse en junio del año pasado. "Fue recibido el primer informe del secretario general y el Consejo Permanente aprobó la gestión diplomática de José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández. 

Esas eran gestiones diplomáticas con apoyo de la OEA. Lo que nunca sucedió fue que el gobierno venezolano aceptara para nada que ningún representante fuese parte de las conversaciones".