Mundo

Senado brasileño exige a respuesta de Rousseff ante "intolerancia" en Venezuela

El presidente del Senado de Brasil, Renán Calheiros, exigió que el Gobierno de Dilma Rousseff tenga una "reacción altiva" frente a la "hostilidad" e "intolerancia" con que fue recibido en Venezuela un grupo de parlamentarios brasileños.En una nota oficial, Calheiros dijo que los senadores brasileños que viajaron a Caracas para intentar visitar a líderes opositores presos se comunicaron por teléfono e hicieron "relatos aprensivos" sobre "manifestaciones hostiles" que les sorprendieron cuando salían del aeropuerto de Maiquetía hacia la capital venezolana.Según se informó desde Caracas, una camioneta que trasladaría a los senadores desde el aeropuerto hacia la capital encontró diversos "obstáculos" y se vio obligada a regresar al terminal, aunque de acuerdo a las denuncias de los parlamentarios, algunos grupos de manifestantes "hostiles" también contribuyeron a tomar esa decisión.En el comunicado, Calheiros señaló que "repudia y abomina esos acontecimientos" y que pretende exigir que el Gobierno brasileño tenga "una reacción altiva" frente a esos "gestos de intolerancia".De acuerdo con Calheiros, "las democracias verdaderas no admiten convivir con manifestaciones incivilizadas y medievales", que "precisan ser combatidas enérgicamente para que no se reproduzcan".En declaraciones a periodistas, el presidente del Senado dijo que los hechos narrados por los parlamentarios suponen una "agresión al Legislativo y al Estado brasileño" e insistió en que el Gobierno de Rousseff "responda" a esa "intimidación".La televisión brasileña mostró imágenes en las que los vidrios de una camioneta que llevaría a los senadores desde el aeropuerto hacia Caracas eran golpeados por varias personas, algunas con camisetas que supuestamente los identificaban como partidarios del Gobierno de Nicolás Maduro.La delegación parlamentaria que viajó a Venezuela está encabezada por el senador y excandidato presidencial Aécio Neves, quien antes de partir hacia Caracas manifestó que pretendían llevar su "solidaridad a los presos políticos" venezolanos."Es una misión política y, tal vez, diplomática. Estamos haciendo lo que el Gobierno brasileño debería haber hecho hace mucho tiempo: defender las libertades, la democracia, la liberación de los presos políticos y la celebración de elecciones libres en Venezuela", sostuvo Neves en un video publicado en una red social.