Mundo

EE UU sancionó a Kim Jong-un y varios de sus funcionarios por violación a derechos humanos

Estados Unidos anunció hoy la imposición de sanciones contra Kim Jong-un, líder norcoreano, y otros diez funcionarios de su régimen por los abusos de derechos humanos que han cometido contra su pueblo, un paso con el que Washington espera entorpecer el acceso de ese gobierno al sistema financiero mundial. "Consideramos que Kim Jong-un es claramente el responsable último de los abusos del régimen (norcoreano) contra su pueblo", dijo un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica. Esta es la primera vez que Estados Unidos sanciona directamente al líder de Corea del Norte, y también la primera vez que impone restricciones a funcionarios norcoreanos únicamente en base de sus violaciones de derechos humanos. Kim Jong-un y otros diez funcionarios norcoreanos forman parte desde ahora de la "lista de individuos especialmente designados" del Departamento del Tesoro, que bloquea las propiedades que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y prohíbe a los ciudadanos de este país implicarse en transacciones financieras con ellos. "Bajo Kim Jong-un, Corea del Norte sigue infligiendo una crueldad y sufrimiento intolerables a millones de personas de su propio pueblo, incluidos asesinatos extrajudiciales, trabajos forzados y tortura", afirmó en un comunicado el subsecretario del Tesoro en funciones para Inteligencia financiera, Adam J. Szubin. Además, el Departamento de Estado envió hoy un informe al Congreso en el que identifica a un total de 23 individuos y entidades norcoreanas -incluido Kim Jong-un- que deben quedar sujetos a sanciones por sus violaciones a los derechos fundamentales, y documenta los abusos de los que son responsables. El Tesoro ya había impuesto sanciones en el pasado contra "cuatro de esos individuos y tres entidades", y hoy sancionó a otras 5 entidades y 11 individuos, con lo que ya ha impuesto restricciones a los 23 identificados en el informe del Departamento de Estado, según aseguró hoy otro funcionario estadounidense que pidió el anonimato.