Mundo

La ONU exige que se establezca calendario electoral en Venezuela

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general, António Guterres, dijo que están preocupados por las milicias extrajudiciales y su impacto en la gente

Nikki Haley

Archivo

Haley aseguró que cuando un gobierno no escucha ni cuida a su gente surge el conflicto

La Organización de Naciones Unidas expresó su preocupación por las protestas que se están registrando en Venezuela e hizo un llamado al gobierno de Caracas para que se reactive el calendario electoral y el equilibrio entre los poderes del Estado, mientras que pidió a la oposición gestos para reducir la tensión que se vive en el país.

Así lo indicó Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

“Hacemos un llamado al gobierno de Venezuela y a la oposición para que se comprometan sinceramente a reactivar los esfuerzos de diálogo”, indicaba la nota leída por Dujarric. El texto habla de la necesidad de reactivar las negociaciones en temas críticos que ya se habían acordado colocar en la agenda, como “el equilibrio entre los poderes del Estado, el calendario electoral, los derechos humanos, la verdad y la justicia y la situación socioeconómica”.

“Pedimos gestos concretos de todas las partes para reducir la polarización y crear las condiciones necesarias para enfrentar los desafíos del país en beneficio del pueblo venezolano”, afirmó.

El comunicado expresa la preocupación por los últimos acontecimientos en Venezuela y urge a que se hagan todos los esfuerzos para reducir las tensiones y evitar nuevos enfrentamientos.

La declaración se produjo luego de su reunión el miércoles con la canciller colombiana, María Ángela Holguín quien le trasladó a Guterres la preocupación de Bogotá por la decisión de Nicolás Maduro de ampliar la Milicia Bolivariana a 500.000 civiles armados.

Dujarric agregó: “Como una cuestión de principio, siempre estamos preocupados y miramos asuntos de milicias extrajudiciales y el impacto que pueden tener en los derechos de la gente”.

Consejo de Seguridad

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, resaltó la importancia de que los venezolanos puedan expresarse libremente y advirtió el riesgo de conflicto que se genera cuando un gobierno trata de silenciar a sus ciudadanos, sin prestar atención a la Constitución. “Estamos muy preocupados por Venezuela. Hemos visto en tantas áreas diferentes del mundo que cuando un gobierno trata de oprimir cualquier tipo de libertad de expresión, eso resulta en conflicto”.

Carta Democrática

El responsable jurídico de la Organización de Estados Americanos, Jean Michel Arrighi, defiende que el proceso de la Carta Democrática para mediar en la crisis venezolana sigue en marcha. Según el funcionario, el proceso inició con la presentación del informe sobre Venezuela del secretario general Luis Almagro y la discusión del tema de la crisis venezolana ante el Consejo Permanente en 2016.

Aseguró que es legítima la reciente resolución sobre una grave alteración inconstitucional del orden democrático en el país. “La OEA aplica uno de los mecanismos de los que dispone a través de la Carta para ayudar a un Estado miembro, no a un Gobierno”, afirmó.

Arrighi, indicó que la resolución es válida porque se adoptó bajo la figura del consenso, y que ninguno de los más de 18 Estados presentes se opuso al sistema.

Agregó que la delegación de Bolivia, presidente de turno del Consejo Permanente, no tiene derecho a vetar con su ausencia una reunión de Estados y por eso está previsto el mecanismo de suplencia que se aplicó en esa sesión.

Almagro, a su vez, envió un mensaje al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, para que tome acciones que detengan a los colectivos simpatizantes y armados por el gobierno, a los que llamó responsables de la violencia y del asesinato de los manifestantes.


Unión Europea pide que se investiguen muertes en protestas

La Unión Europea llamó a los venezolanos a rebajar la tensión en Venezuela y pidió a las autoridades del país que investiguen las muertes y los actos de violencia ocurridos durante las manifestaciones.

“Todos los concernidos, incluyendo los miembros de las fuerzas de seguridad, tienen la responsabilidad de actuar en plena conformidad con el Estado de derecho y los derechos humanos” señaló Nabila Massrali vocera del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea.

La diplomacia europea llamó a que se investiguen las muertes y los actos de violencia ocurridos en las manifestaciones y que los responsables rindan cuentas y urgió a todos, incluidos los miembros de las fuerzas de seguridad, a actuar conforme al imperio de la ley y los derechos humanos.

La Unión Europea considera lamentables los actos violentos registrados durante las manifestaciones del miércoles en Venezuela, que dejaron tres personas muertas –entre ellos una adolescente y una joven de 23 años de edad– y numerosos heridos.

“Pedimos a todos los venezolanos que se unan para desescalar la situación y encontrar soluciones democráticas en el marco de la Constitución”, agregó Massrali y resaltó que solo un compromiso pacífico y constructivo puede detener el deterioro de la situación.

El bloque comunitario había manifestado su preocupación ante la situación política y social que vive Venezuela y pidió que las marchas se desarrollaran de forma pacífica y con pleno respeto a los derechos y libertades reconocidos en la Constitución del país.

Los cancilleres de Italia y Noruega y el gobierno alemán también lamentaron las muertes en las protestas. Berlín le recordó a Caracas que tiene la responsabilidad de garantizar el derecho de manifestación y de evitar que se ataque a la ciudadanía.

En un comunicado, el ministerio de Asuntos Exteriores alemán hizo un llamado al diálogo, condenó el uso de la violencia y exhortó a todas las partes a distanciarse de ella.

Instó al gobierno de Maduro a cumplir los compromisos alcanzados en el marco del proceso de diálogo.

Destacó en concreto la liberación de los presos políticos, el reconocimiento de los derechos del Parlamento, la fijación de un calendario electoral y la mejora de la situación económica y social de los ciudadanos, pasos necesarios para reanudar el diálogo nacional.