Mundo

“El mundo está atento a lo que suceda en Singapur”

La reunión comenzará a las 9:00 am en el hotel Capella. “Soy muy optimista en cuanto a las posibilidades de éxito”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo

Singapur

EFE

Fotografía facilitada por el Ministerio de Exteriores de Singapur que muestra al líder norcoreano Kim Jong-un con dos de sus ministros durante su visita al puente Jubileee

La paz y una desnuclearización supervisada en la península coreana deben ser los objetivos de la cumbre de Singapur entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Pocas horas antes de que se celebre la histórica cita, Guterres indicó que expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica podrían verificar que Pyongyang deseche su programa nuclear, en caso de que las partes necesiten su participación.

 “El mundo está atento a lo que suceda en Singapur en las próximas horas… Ambos líderes están tratando de romper el peligroso ciclo que tantas preocupaciones generó el año pasado… La paz y una desnuclearización supervisada deben ser el objetivo común”, agregó.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, dijo que la posible retirada de las tropas desplegadas en la península de Corea ya no supone una línea roja, aunque aclaró que desconoce si es una opción que vayan a abordar el presidente Trump y el líder norcoreano.

Por el momento no se ha abordado el asunto de la reducción de tropas en las conversaciones previas al encuentro, que comenzará a las 9:00 am, hora local, en el hotel Capella de la isla de Sentosa. Y la agenda es todo un misterio. En la víspera de la reunión, el equipo diplomático de Trump se abocó a dar una imagen alentadora de las negociaciones.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, personaje central en este acercamiento y que se reunió dos veces con Kim, aseguró que las discusiones avanzaron rápidamente en las últimas horas.

“Soy muy optimista en cuanto a las posibilidades de éxito”, dijo.

Sobre las conversaciones, la Casa Blanca indicó: “Tras el saludo inicial, el presidente Trump y el presidente Kim participarán en una reunión cara a cara, solamente con los traductores, una reunión bilateral ampliada y un almuerzo de trabajo”.

Informó que Trump abandonará Singapur en la noche y descartó la posibilidad de un segundo día de reunión.

La cita. Las delegaciones de los dos países negociaron aceleradamente con el propósito de conseguir un acuerdo sustancioso sobre un asunto tan complejo como el abandono de Corea del Norte de su arsenal nuclear.

Los medios norcoreanos hablaron de una nueva era en las relaciones de Estados Unidos y añadieron que los temas de la cumbre serán la construcción de una paz permanente y la implementación de la desnuclearización en la península.

El método y los plazos del desarme de Corea del Norte son sin duda el principal escollo de las negociaciones. El régimen de Kim mostró su disposición a abandonar las armas nucleares en la cumbre que las dos Coreas celebraron el 27 de abril en su frontera, pero no quiere que le impongan un fórmula unilateral, prefiere un proceso de desarme progresivo.

El gobierno de Trump ha insistido en que su exigencia irrenunciable es alcanzar una desnuclearización completa, verificable e irreversible, aunque en los últimos días ha abierto la puerta a un proceso de desnuclearización por fases.

La reunión a solas que dará inicio a la cumbre podría servir para crear confianza, aunque muchos analistas consideran que hablar con la única presencia de traductores y sin asesores puede resultar demasiado arriesgado.