Mundo

Luisiana enfrenta los vientos de Barry que ya se convierte en huracán

La tormenta avanza a 7 kilometros por horas y sostiene vientos de 115 kilometros por hora

Barry

Foto: EFE

Por EFE

El estado de Luisiana, en Estados Unidos, recibe ya los fuertes vientos de la tormenta tropical Barry que se fortaleció y está a punto de convertirse en el primer huracán de la cuenca atlántica este año y de tocar tierra cerca de la ciudad de Morgan City, informó este sábado el Centro Nacional de Huracanes.

El sureste de Luisiana, que enfrenta ya apagones en decenas de miles de hogares, teme especialmente las inundaciones por la marejada ciclónica y las lluvias, principalmente la ciudad de Nueva Orleans, que recuerda por estos días el paso del huracán Katrina en el año 2005 y la devastación que dejaron las aguas.

En su boletín de las 8 horas locales de Miami (11.00 GMT), el NHC situó a Barry a 80 km al oeste suroeste de Morgan City, y a 95 km al sur de Lafayette y señaló que en las "próximas horas" tocará tierra. La tormenta avanza a 7 kilometros por horas y sostiene vientos de 115 kilometros por hora con ráfagas más fuertes.

Un huracán de categoría 1 presenta vientos de 119 a 153 km/h, según la escala Saffir-Simpson.

El NHC ha emitido un aviso de huracán entre la ciudad Intracoastal City y Grand Isle, en el norte del golfo de México.

De igual forma existe un aviso de marejada ciclónica entre Intracoastal City y Biloxi, y en el lago Pontchartrain, que es vecino de Nueva Orleans. También hay otro anuncio de tormenta tropical entre la desembocadura de Pearl River y Grand Isle, en los lagos Pontchartrain y Maurepas, incluso el área metropolitana de Nueva Orleans, y entre Intracoastal City y Cameron.

"La principal preocupación que despierta Barry es el agua, tanto la de la marejada ciclónica (que avanza sobre territorios costeros) como la inundación de agua dulce tierra adentro. Es una situación que pone en riesgo la vida de los habitantes y debe ser tomada seriamente", advirtió el NHC.

La acumulación de agua por lluvia puede llegar a un máximo de 63,5 cm en puntos aislados y la marejada ciclónica podría alcanzar un máximo de 1,8 metros, según el boletín.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos declaró una emergencia pública de salud en Luisiana en preparación para el impacto de Barry.