Mundo

Fotoperiodista asesinado se sentía perseguido en Ciudad de México

El fotoperiodista Rubén Espinosa, asesinado junto a cuatro mujeres el viernes pasado, se sentía perseguido en la capital mexicana, a donde había llegado a principios de junio del oriental estado de Veracruz porque temía por su vida. Pedro Valtierra, director de la agencia de fotografía Cuartoscuro, en la que Espinosa era corresponsal, dijo que este había expresado la semana pasada que estaba siendo perseguido también en la capital mexicana. Señaló que había dicho al editor de la agencia que "sentía que lo perseguían, que lo vigilaban" también en el Distrito Federal, y que por ello estaba "temeroso", si bien reconocía la posibilidad de que fuera "paranoia". Valtierra contó que recientemente alguien lo interceptó en un restaurante y le preguntó si era el fotógrafo que salió huyendo de Veracruz. Espinosa le respondió que sí y el desconocido, antes de marcharse, le soltó: "Que sepas que aquí estamos". Eso lo "dejó muy preocupado", apuntó tras recordar que el fotógrafo de 31 años abandonó Xalapa, la capital de Veracruz, porque estaba siendo hostigado y temía por su vida. El cuerpo de Espinosa fue encontrado la noche del viernes con el tiro de gracia y signos de tortura en un apartamento de la céntrica colonia Narvarte y este lunes fue enterrado en el panteón Dolores de la Ciudad de México.