Mundo

Expertos creen que mayoría de migrantes venezolanos no regresará al país

En un foro empresarial en Colombia, con la participación de 25 cámaras binacionales de 28 países, se analizó la crisis venezolana y las alternativas de recuperación económica

ctv-fzq-migrantes-venezolanos-afp

 ARCHIVO

Por EFE

La mayoría de los más de 3,7 millones de venezolanos que por la crisis política y económica han abandonado su país no regresarán, incluso si la oposición logra sacar del poder a Nicolás Maduro, afirmaron este jueves expertos reunidos en un panel de empresarios de América Latina.

La catedrática Francesca Ramos Pismataro, de la Universidad del Rosario, de Colombia, dijo en el panel sobre la migración en Venezuela (efectuado en el Business Future of the America que reunió 25 cámaras binacionales de 28 países) que en caso de que Maduro salga del poder, al país "solamente regresará entre 15% y 20% de los que emigraron".

"Los primeros que retornarían son los altamente calificados, pero la gran mayoría se va a quedar en los países adonde han emigrado, especialmente en Colombia", anotó Ramos, invitada a participar en el foro en su calidad de directora del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario. En su opinión, es tan grave la situación económica del país petrolero, que el ingreso per cápita es el mismo de hace 70 años y que los actuales niveles de desnutrición infantil tendrán alto impacto en las generaciones futuras.

El panel con los especialistas en los que también estuvieron la analista líder de la firma global de consultoría estratégica Control Risk, Antonia Ecklund; el presidente de la junta directiva de AmCham Venezuela, Francisco Sananez, y el presidente de Monómeros Colombo-Venezolanos, Jon Bilbao, fue precedido por la intervención del presidente colombiano, Iván Duque, quien también se refirió al problema.

"Frente a Venezuela nosotros tenemos una política migratoria fraterna y ordenada, pero ante esta crisis de proporciones dantescas nuestro deber no es preguntar cuándo cae la dictadura, sino qué vamos a hacer para que caiga", dijo el mandatario colombiano.

Para Ecklund, "no se ve una pronta salida a la crisis venezolana" e incluso anticipó que por lo menos durante este año Maduro seguirá en el poder. Agregó que las acciones o negociaciones que se realizan para buscar la salida del régimen en Venezuela tiene que considerar las posiciones que asuman países como Rusia, Cuba y China, que buscarán proteger sus intereses.

En cuanto a una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, Ecklund la consideró poco probable porque sería una "carta muy costosa" para el presidente Donald Trump con miras a su reelección.

Sananez recordó que la crisis en Venezuela comenzó con la implementación de una política asfixiante a la iniciativa privada en favor de una economía estatizada, con la cual se pasó de 7.500 empresas a tener menos de 2.500 en la actualidad.

"Actualmente en Venezuela hay una contracción severa de la demanda con una enorme informalidad, lo que obliga a las empresas a hacer malabares financieros para sobrevivir, y lo peor es que la extensión de la crisis en el tiempo tendrá graves efectos", agregó Sananez.

Bilbao, que aclaró que la empresa estatal venezolana Monómeros responde a las directrices del presidente interino Juan Guaidó, se mostró optimista sobre lo que sería la recuperación económica y social del país cuando se resuelva la crisis política.

Venezuela afronta una crisis política, económica y social que se acentuó después de que el 23 de enero el líder del Parlamento, Juan Guaidó, juró como mandatario interino al invocar la Constitución y recibió el apoyo de más de 50 naciones.

"Conozco a muchos ejecutivos del sector petroquímico que, como yo, están dispuestos a regresar para alcanzar la recuperación del país. El rebote va a ser gigante y Colombia será un elemento importante en la recuperación de Venezuela y será una gran oportunidad de negocios cuando cese la usurpación", dijo Bilbao.

Un total de 63.000 venezolanos cruzan a diario la frontera entre Colombia y Venezuela, 2.500 de los cuales se quedan en el país vecino.