Mundo

Destruir todo fue una bonita experiencia