Mundo

Celac y UE aún no llegan a acuerdo para opinar sobre situación de Venezuela

Los países de América Latina y el Caribe y de la Unión Europea (UE) no han logrado aún aunar una posición común sobre la situación en  Venezuela  en la declaración que aprobará la cumbre de líderes de ambas regiones, informaron hoy a Efe fuentes europeas. Los representantes han negociado hasta la madrugada en la llamada Declaración de Bruselas y aún está abierto este punto. Las diferencias residen en que Caracas quiere mencionar el decreto por el que EE UU consideró a  Venezuela  una amenaza para la seguridad, mientras que los países europeos están más preocupados por la situación política y económica en el país. Caracas, apoyada por algunos otros países, según las fuentes consultadas, quiere hacer mención en el texto al decreto por el que EE. UU. consideró que  Venezuela  era una amenaza para la seguridad, como base para establecer sanciones. En cambio no aparece ninguna referencia a la liberación de los opositores políticos presos en  Venezuela . "Se sigue negociando a esta hora con el fin de tener cerrado el texto antes del inicio de la cumbre", a partir de las 13.00 GMT, recalcaron las fuentes, que afirmaron que además del punto de  Venezuela  hay otros aspectos de la declaración aún abiertos. El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo el martes tras una reunión preparatoria de los cancilleres de ambos bloques que "no parece posible" acordar un texto común sobre  Venezuela . Sin embargo, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, confió hoy durante una entrevista con Efe en que la declaración incluya "alguna mención" a ese país, "especialmente porque hay un tema general sobre desarrollo democrático, la necesidad del respeto a los derechos humanos, la institucionalidad y el Estado de derecho, que necesariamente será abordado". Solís afirmó también que ello se debe al "momento difícil que experimentó  Venezuela  hace ya varios meses y los diferentes consensos que se han construido en cuanto a la conveniencia de que las elecciones se mantengan marcadas por la legalidad y el Estado de derecho".