Mundo

El aislamiento es contraproducente para la restauración de la democracia

La comunidad internacional desconoció a Nicolás Maduro como mandatario venezolano, reconoció a la Asamblea Nacional como único órgano constitucional elegido democráticamente y colocaron sus relaciones internacionales en bajo nivel, lo que dibuja un nuevo panorama en el exterior

El aislamiento es contraproducente para la restauración de la democracia
Por Crysly Egaña | @HeeyCrysly

“Juro por el Libertador Simón Bolívar y los ejércitos libertadores de nuestra América, juro por el legado de nuestro amado comandante Hugo Chávez (...) que cumpliré y haré cumplir todos los postulados de la Constitución”, dijo Nicolás Maduro este jueves ante el Tribunal Supremo de Justica, pese al desconocimiento de la comunidad internacional sobre su legitimidad.

Luis Daniel Álvarez, internacionalista y periodista, explicó que la disminución o “enfriamiento” de las relaciones internacionales no es algo nuevo en Venezuela; sin embargo, considera fundamental que no ocurra una ruptura de forma total.

“Si se rompen relaciones se van los funcionarios y la lucha democrática venezolana, la ciudadanía, la oposición y la misma Asamblea Nacional les interesa que haya representaciones diplomáticas en Venezuela para que vean, tomen notas, denuncien y comenten”, alegó.

A su juicio, la comunidad internacional debe realizar una presión diplomática para llevar a cabo lo que plantea el Grupo de Lima y la Unión Europea: una negociación que conduzca a nuevas elecciones que genere la salida de la crisis institucional.

“La UE ha dicho que ayudará a buscar las condiciones para negociar. Puede jugar un rol importante para cumplir lo que dice, debido a que tiene estados emblemáticos en materia democrática como Alemania y Francia. Además, podría conversar con uno de los países vinculados con el gobierno venezolano, como Rusia.”, argumentó.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, cada uno desde su trinchera, ha sancionado a funcionarios del gobierno venezolano para ejercer presión. “Las sanciones aplicadas a funcionarios y empresas son más efectivas, debido a que los afectan personalmente. Funcionan porque presionan su entorno”, apuntó.

Maduro dijo si algún país quiere retirar a su embajador de Venezuela puede hacerlo. ¿Qué pasaría si esto sucede?

—Se enfría la situación y disminuye la dinámica que podría darse en materia internacional. Insisto: el aislamiento es contraproducente. Los diplomáticos deben seguir viendo lo que ocurre. Al gobierno le interesa que no haya representaciones internacionales; solo la de sus amigos. No quieren que digan lo que está pasando en Venezuela. El llamado es a que los países mantengan presión diplomática, pero que dejen funcionarios en Venezuela, que se reúnan con la Asamblea Nacional y que hagan lo que hicieron el 5 de enero, que tiene una trascendencia, como lo fue el acompañamiento de 20 representantes en el periodo ordinario de sesiones, significa el respaldo institucional.

Ante el desconocimiento de la Comunidad Internacional sobre su legitimidad ¿Maduro puede nombrar embajadores?

—Maduro no puede nombrar embajadores si no hay un trabajo mancomunado con la Asamblea Nacional. El gobierno puede proponer funcionarios, pero el Parlamento debe aprobar los nombramientos y el gobierno la desconoce. Pueden nombrar otros cargos: un ministro consejero, un encargado de negocios para que represente a Venezuela.

 ¿La Asamblea Nacional es incómoda para realizar negocios internacionales? ¿Daría razón para disolverla?

 Es incómoda porque todo endeudamiento y tratado debe ser pasado por la Asamblea, lo que pasa es que el costo político para abolir el Parlamento puede ser tan grande como la molestia que les ocasiona.

La Unión Europea dijo que quiere generar las condiciones propicias para el diálogo y el presidente del Parlamento habla sobre transición ¿La transición podría ser pactada?

—Podría ser una de las formas. La transición tiene que conversarse para lograr acuerdos de recuperación democrática y vislumbrar una elección supervisada o un mecanismo de transición pactado.  

Países como Rusia y China tienen negocios en Venezuela y vinculación con el gobierno. ¿Qué interés podrían tener para un cambio en el país?

—Podrían estar interesados en que Maduro salga o, al menos, en la recuperación o adecuación del tema interno, porque muchos de esos negocios están en entre dicho porque no han sido aprobados por el Legislativo. Si hay un cambio, pueden desconocer esas relaciones comerciales, porque no pasaron por los canales regulares. Les interesa que sus negocios sean correspondidos y les paguen lo que les debe, que se asuma ese endeudamiento y todo eso pasa porque haya recuperación internacional.


Comunidad Internacional a Maduro: ¡ilegítimo!

Paraguay fue el primero en establecer posición: ruptura de relaciones diplomáticas, cierre de la embajada en Venezuela y el retiro inmediato del personal acreditado. Luego, las reacciones sobre el inicio del nuevo mandato de Maduro, no se detuvieron.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) acordó no reconocer la legitimidad del nuevo período de Nicolás Maduro e instó a los Estados miembros a adoptar medidas diplomáticas, políticas y económicas que consideren apropiadas para contribuir con la restauración de la democracia. La resolución se aprobó con 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y una ausencia.

La Unión Europea instó Nicolás Maduro a reconocer y respetar la función de la Asamblea Nacional. Señaló que está colaborando con socios internacionales y regionales en la búsqueda de la forma para propiciar condiciones para llevar a cabo un proceso político con credibilidad y reiteraron que mantendrán abiertos los canales de comunicación.

Perú prohibió la entrada a su territorio a Nicolás Maduro y a 100 funcionarios de su gobierno, como: Diosdado Cabello, Tareck El Aissami, Delcy Rodríguez, Tarek William Saab, Tibisay Lucena, Vladimir Padrino López, Néstor Reverol y Aristóbulo Istúriz.

Argentina reiteró el desconocimiento a Nicolás Maduro y prohibieron el ingreso a la República a funcionarios de alto nivel.

Chile, Panamá, Canadá, Estados Unidos, Colombia y Brasil también manifestaron su rechazo a Nicolás Maduro. En concreto, la comunidad internacional desconoció el mandato, reconoció a la Asamblea Nacional como único órgano constitucional elegido democráticamente y colocaron sus relaciones internacionales en bajo nivel.