Deportes

Dakar retoma su fase más decisiva por las dunas y ríos secos de Argentina

La primera parte de la etapa pasará por una vasta meseta de dunas de arena blanda inédita en el rally

ctv-rnv-dakar-argentina

EFE

En motos, será la oportunidad para que el argentino Kevin Benavides (Honda) marque la diferencia

Por EFE

El Dakar 2018 retoma este martes la fase más decisiva del rally, tras la cancelación de la etapa de este lunes, con su primer tramo cronometrado sobre territorio argentino, donde los pilotos volverán a encontrarse con dunas y la navegación será fundamental para llegar indemne a la meta.

La décima etapa del rally se desarrolla entre la ciudad de Salta y la localidad de Belén, a lo largo de 797 kilómetros, de los que 373 son cronometrados, mediante la temida zona de Catamarca, cuyo intenso calor puede dejar sin fuerzas a muchos pilotos y la complicada orografía dejarlos perdidos en su laberinto de ríos.

La primera parte de la etapa pasará por una vasta meseta de dunas de arena blanda inédita en el rally y terminará con un concurso de navegación por los numerosos ríos secos que surcan los áridos parajes de la parte noroccidental de Argentina.

El recorrido será clave para comprobar si el español Carlos Sainz (Peugeot) mantiene la cabeza fría después de que este lunes fuera penalizado con diez minutos por no haberse detenido para comprobar el estado de un piloto holandés de quads al que supuestamente golpeó con su coche durante un adelantamiento.

El madrileño tiene cerca de una hora de ventaja sobre sus principales perseguidores, que son el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) y el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), por lo que no errar en el fuera de pista de hoy y seguir el rumbo correcto será fundamental para evitar que sus rivales se le acerquen.

En motos, será la oportunidad para que el argentino Kevin Benavides (Honda) marque la diferencia en su tierra natal y presione a su amigo y líder del rally, el francés Adrien Van Beveren (Yamaha), del que le separan solo 22 segundos.

La improvisada jornada de descanso le vino bien a Joan Barreda (Honda), que con dos lesiones encima, una en la muñeca izquierda y otra en la rodilla, pudo recuperar fuerzas de cara a la recta final del rally, en la que debe recortar ocho minutos para acercarse a la cabeza de la carrera.