Mundo

Mueren dos palestinos en protestas tras anuncio de Trump sobre Jerusalén

En Jerusalén hubo altercados violentos entre los manifestantes y la policías israelí, dentro y alrededor de la Ciudad Vieja

ctv-frq-636483445386322993w
Por EFE

Miles de palestinos se enfrentaron el viernes a las fuerzas israelíes, que dejaron decenas de heridos y un muerto luego de que el reconocimiento de Estados Unidos a Jerusalén como capital de Israel encendiera la llama de las protestas en Cirsjordania, Gaza y la ciudad santa.

Decenas de miles de personas manifestaron también en diferentes países musulmanes, desde Irán hasta Malasia. En todas partes, los manifestantes quemaron y pisotearon fotos del presidente estadounidense Donald Trump.

Las manifestaciones no son masivas en los Territorios palestinos o en el mundo musulmán, pero las protestas alimentan el temor de la comunidad internacional a que Trump haya abierto la caja de Pandora.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió el viernes en Nueva York.

La ONU está “muy preocupada por los riesgos de una escalada de violencia” en la región, el coordinador especial de la ONU para la paz en Medio Oriente, Nikolai Mladenov, ante el Consejo de Seguridad en un video desde Jerusalén.

Rechazando “los sermones y lecciones”, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, repitió que Trump “no tomó posición sobre los límites o las fronteras” y que el “statu quo se mantiene en los lugares santos”. Reiteró asimismo que EEUU sigue comprometido con el proceso de paz.

Dando la espalda a décadas de diplomacia estadounidense e internacional, Trump reconoció unilateralmente el miércoles a Jerusalén como la capital de Israel y anunció el traslado de la embajada de Estados Unidos a esa ciudad desde Tel Aviv. El secretario de Estado Rex Tillerson explicó que el traslado no se llevará a cabo antes de los dos años.

Un muerto

En diferentes ciudades de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel, como Belén, Hebrón, Jerico o cerca de Naplusa, grupos de decenas de manifestantes, muchos de ellos jóvenes con el rostro cubierto por pañuelos, lanzaron piedras a soldados israelíes que replicaron con disparos de balas de goma y balas reales, así como con gases lacrimógenos.

En la Franja de Gaza, Mahmud al Masti, de 30 años, murió por disparos de soldados israelíes al este de Jan Yunés cuando participaba en una protesta cerca de la barrera de seguridad que encierra herméticamente al enclave palestino, dijo el ministerio de Salud de Gaza.

Otro palestino de unos veinte años, alcanzado por una bala en la cabeza en circunstancias similares está grave, dijo la misma fuente.

Las autoridades palestinas dieron cuenta de decenas de personas heridas por balas de goma o balas reales.

En Jerusalén hubo altercados violentos entre los manifestantes y la policías israelí, dentro y alrededor de la Ciudad Vieja.

Centenares de policías

Al caer la noche el sistema antiaéreo israelí interceptó un cohete lanzado desde la Franja de Gaza hacia Israel.

Israel desplegó centenares de policías y soldados en Jerusalén y en Cisjordania.

Jerusalén y la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del islam, también venerado por los judíos como el Monte del Templo, cristaliza las tensiones entre israelíes y palestinos.

Israel extendió su control a la parte oriental de Jerusalén en 1967 y la anexó para proclamar luego toda la ciudad como su capital, lo que la comunidad internacional nunca reconoció.

Los palestinos quieren hacer de Jerusalén Este la capital del Estado al que aspiran.

Los dirigentes palestinos consideran que la decisión estadounidense condiciona las negociaciones sobre el estatuto de Jerusalén, una de las cuestiones más espinosas en la búsqueda de una solución al conflicto israelo-palestino.

Según ellos el que asumió su cargo proclamando su voluntad de alcanzar un acuerdo diplomático para la paz, ya no puede asumir el papel histórico de Estados Unidos como mediador en el proceso de paz.

Jerusalén es la capital de Palestina

“Poco importa lo que pase”, dijo Omar, de 20 años, al dirigirse a la oración en la Explanada de las Mezquitas. “Todos sabemos que Jerusalén es la capital de Palestina y no de Israel. Israel es una potencia ocupante”.

Israel, que proclama que Jerusalén es su capital “eterna e indivisible”, agradeció sin tardanza las declaraciones de Trump, pero a nivel internacional sigue provocando rechazo.

Desde la creación de Israel en 1948, la comunidad internacional nunca reconoció Jerusalén como capital y siempre consideró que el “estatuto final” de la Ciudad Santa debía ser negociado.

El gran imám de Al Azhar, influyente institución del islam sunita establecido en El Cairo, anuló un encuentro previsto con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en una visita que éste debe hacer a Egipto el 20 de diciembre.

Un responsable del Fatah, el partido palestino más importante, afirmó que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, no recibirá a Pence en su próxima visita a la región.