Mundo

Trinidad y Tobago limitará entrada de venezolanos “si es necesario”

El gobierno de la nación caribeña señaló que la isla no puede convertirse en un campo de refugiados de ciudadanos provenientes de Venezuela

Keith Rowley

Foto: Referencial

Por EFE

Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago, anunció este viernes que su país limitará, en caso de ser necesario, el flujo de inmigrantes venezolanos a las islas.

"Esta pequeña nación no puede convertirse en un campo de refugiados para la población venezolana", dijo Rowley en declaraciones a una emisora local.

Las palabras de Rowley se dan después de que el Ejecutivo anunciara este jueves la concesión a 93 ciudadanos venezolanos, que están detenidos bajo custodia policial, de un permiso para permanecer en este país hasta finales del próximo mes de julio.

El Ejecutivo de Trinidad y Tobago informó este jueves mediante un comunicado que hombres, mujeres y niños de nacionalidad venezolana que estaban escondidos en un campamento improvisado fueron detenidos por la Policía de ese territorio el miércoles por la noche, después de ser procesados por funcionarios de inmigración.

El primer ministro acotó que la prioridad de su gobierno es el bienestar de la población de Trinidad y Tobago y que el país no puede ser parte de la solución de millones de venezolanos que huyen de su país por la profunda crisis política y económica que vive dicha nación.

"Para proteger los intereses del pueblo de Trinidad y Tobago tendremos que limitar nuestra exposición ante la crisis de Venezuela", dijo Rowley.

Agregó que una forma de lograr dicho objetivo es mantener el plazo máximo de 90 días que se le permite permanecer a los ciudadanos venezolanos en el país sin ningún tipo de permiso ni visado.

Sin embargo, miembros de ONG locales han denunciado en varias ocasiones que la mayoría permanece superando dicho plazo ilegalmente.

Rowley también advirtió que Trinidad y Tobago podría decidir el cierre de las fronteras a los venezolanos en algún caso.

"Puede llegar el momento en que el volumen y la presencia de estos migrantes en Trinidad y Tobago amenace la calidad de vida de la población y es nuestro deber protegernos de esa situación", precisó.

Sobre esta situación el primer ministro dijo que su gobierno no puede engañarse ante el hecho de que hay "sujetos criminales" que están tratando de "aprovecharse" de la "generosidad del país".

A su vez, advirtió que informara durante este viernes de la situación de la llegada creciente de inmigrantes venezolanos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

De los millones de venezolanos que huyen como consecuencia de la crisis, un número importante llega hasta Curazao, Trinidad y Tobago y Aruba.

Hasta diciembre de 2018, las autoridades estimaban en unos 60.000 los venezolanos en Trinidad y Tobago, que cuentan con 1,3 millones trinitenses.