Mundo

Tribunal interceptó por error teléfono de Álvaro Uribe en Colombia

El 31 de agosto pasado la Corte Suprema de Justicia aplazó provisionalmente la indagatoria a Uribe dentro del proceso que le sigue por presunta manipulación de testigos

Uribe

EFE/Giorgio Viera

Referencial

Por EFE

La Corte Suprema de Justicia interceptó por error el teléfono de Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia, porque su número aparecía como si fuera el Nilton Córdoba, representante a la Cámara.

"La línea fue sometida a labores de control y monitoreo telemático en la única instancia identificada en el sistema interno de registro con el número 51.699, adelantada respecto de Nilton Córdoba, representante a la Cámara por la circunscripción electoral del departamento de Chocó y no del peticionario", detalló la Corte mediante el documento, dirigido a Uribe.

La institución indicó que el número en que Uribe apareció de manera reiterada en los procesos que  tiene Niltón Córdoba en ese alto tribunal y cuando este advirtió que el ex presidente no presentaba información relevante en el caso del parlamentario se ordenó  la cancelación de la interceptación el 4 de abril.

Sin embargo, la Corte consideró que el contenido de una interceptación realizada el 28 de marzo sí resultó trascendente y relevante para el caso que tiene abierto el ex mandatario en el Supremo por supuesta manipulación de testigos.

"Fue una interceptación legalmente decretada que, por ser de utilidad para otra, fue legalmente trasladada", detallaron las fuentes de la Corte.

El Tribunal Supremo de Justicia aplazó el 30 de agosto provisionalmente la indagatoria a Uribe dentro del proceso que le sigue por presunta manipulación de testigos, programada inicialmente para el 3 de septiembre.

El caso por el que fue citado Uribe está relacionado con un proceso que se le sigue por presunta manipulación de testigos que lo enfrenta al también senador Iván Cepeda, del partido de izquierda Polo Democrático Alternativo (PDA).

El ex presidente de Colombia denunció en el 2012 a Cepeda por el presunto uso de falsos testigos al acusarlo de buscar a exparamilitares en las cárceles y convencerlos de que declararan en su contra.

Con esos testimonios Cepeda vinculaba a Uribe, con grupos paramilitares de derecha en su natal departamento de Antioquia (noroeste).