Mundo

Fue casi total el paro nacional contra Ortega

Los opositores irán hoy en caravana de vehículos por los conflictivos barrios orientales de Managua

Fue casi total el paro nacional contra Ortega

Foto: referencial

Nicaragua amaneció ayer casi desolada en su totalidad debido a un paro nacional en demanda de la renuncia del presidente Daniel Ortega, a quien responsabilizan de una crisis que, según organizaciones humanitarias, ha ocasionado más de 351 muertes.

Muchos negocios, mercados, bancos, tiendas, gasolineras, pequeñas ventas de comida y terminales de autobuses, inusualmente vacíos, permanecieron cerrados en respaldo al llamado opositor, con el que los nicaragüenses esperan hacer notar su rechazo a Ortega, que dentro de cinco días celebrará el 39 aniversario del triunfo de la revolución sandinista, pero también por temor a saqueos o asaltos, en medio de la desbordada violencia.

“Estoy trabajando por necesidad. Pero el paro es un arma para presionar al gobierno porque a esta situación no se le ve fin. Los pobres somos los que estamos muriendo”, declaró Adolfo Díaz, limpiabotas, de 67 años de edad, en un pasillo solitario del mercado Huembes, en el este de Managua, de 4.500 negocios.

El paro de 24 horas convocada por la opositora Alianza Nacional por la Justicia y la Democracia, que aglutina a grupos de la sociedad civil, comenzó a la medianoche respaldado por la cúpula empresarial. El sistema financiero, colegios privados y centros comerciales cesaron actividades. Solo las gasolineras estatales Petronic estuvieron abiertas.

Seguidores de la oposición informaron que el paro se cumplió en 90%, aunque medios oficialistas reportaron normalidad.

En Mercado Oriental, el más grande con 20.000 negocios, estuvo a oscuras y prácticamente cerrado.

El paro, el segundo tras el del 14 de junio, se realizó un día después de una gran marcha en Managua y manifestaciones en otras ciudades.

En la tercera jornada de presión, los opositores irán hoy en caravana de vehículos por los conflictivos barrios orientales de Managua. 

Oficialismo. La celebración del repliegue, una de las fiestas más importantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, se hizo por primera vez en casi 40 años sin el presidente Ortega a la cabeza.

Miles de simpatizantes del FSLN y trabajadores del gobierno partieron de Managua hacia Masaya, sin escuchar el acostumbrado discurso del mandatario. Contrario a otros años, el repliegue no salió con un ambiente festivo, fue más una caravana de vehículos con las banderas rojinegras del FSLN.