Sociedad

Obispo Moronta reiteró la necesidad de un diálogo entre distintos sectores

El monseñor dijo que también se debe inculir a una representación popular

Obispo Moronta reiteró la necesidad de un diálogo entre distintos sectores

Cortesía de Panorama

 .

Por EFE

El monseñor Mario Moronta, obispo de la ciudad de San Cristóbal del estado Táchira, aseguró este lunes que tanto a la Iglesia católica como al gobierno les ha faltado tender puentes seguros de encuentro para sobrellevar la crisis que atraviesa el país.

En declaraciones a Globovisión, Moronta reiteró la importancia del diálogo entre los distintos sectores políticos. Aclaró que dialogar no es aceptar lo que dice cada quien sino compartir las dificultades y sobre todo la búsqueda de ayudas para la gente.

"Necesitamos diálogo con representantes y acompañantes (...) pero también una representación popular, no se trata solo de que las cúpulas decidan por la gente", dijo Moronta en medio de los actos de peregrinación del Santo Cristo de La Grita, una importante festividad religiosa de Venezuela.

Igualmente señaló la necesidad de romper paradigmas y de que el gobierno tenga mayor apertura con la gente recordando que, al igual que la iglesia, la vocación de un gobierno debe ser de servicio.

Se refirió a la nueva coalición opositora llamada Frente Amplio y señaló que en esta alianza, a la que calificó como pacto de élites le falta mucha gente, pues a su juicio no está representada la gente de pueblo.

El último intento de diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela fracasó en febrero pasado, cuando la delegación opositora se negó a firmar un acuerdo por considerar que no incluía varias de las exigencias del antichavismo.

La iglesia católica y el gobierno venezolano mantienen relaciones tensas desde la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999 que manifestó desde sus inicios sus desacuerdos con la institución religiosa, un punto de vista que comparte su sucesor y actual presidente, Nicolás Maduro.

Los obispos venezolanos, por su parte, también han hecho reiteradas críticas a los gobiernos chavistas y les han exigido que abran un canal humanitario para que al país ingresen medicamentos y ayuda sanitaria en general.

La Iglesia venezolana ha hecho insistentes llamados a la unidad y ha dicho que nunca se negará a un diálogo siempre que tenga las características que definen el proceso de conversaciones.