Sociedad

Caracas produce 2.200 toneladas de basura más de la que se recoge

Los desperdicios permanecen en las calles, en los ríos y en los botaderos ilegales de los Valles del Tuy, advierte un especialista en gestión de residuos, y no hay nuevos compactadores ni camiones en buen estado

ctv-uoq-01basura08oct ov

El Distrito Metropolitano de Caracas que incluye a los municipios Libertador, Sucre, Baruta, Chacao y El Hatillo, produce diariamente 5.500 toneladas de desechos, pero solo 3.300 toneladas, es decir 60% de los residuos son recolectados y trasladados al relleno sanitario de La Bonanza, el único habilitado para la ciudad que está ubicado en el estado Miranda. El otro 40% de desperdicios, es decir 2.200 toneladas diarias, permanecen en las calles; las lanzan a ríos, quebradas y en los botaderos ilegales de los Valles del Tuy.

Estos resultados de la primera etapa del más reciente estudio sobre residuos y desechos sólidos, correspondiente a junio de 2017, elaborado por la Alcaldía Metropolitana, da cuenta de que la recolección y el destino de la basura siguen siendo problemas no resueltos de la capital que aguardan por políticas públicas y programas de reciclaje.

Según el estudio, con el apoyo de las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadística, en los cinco municipios caraqueños y en parte del estado Miranda, se recolectan 121.500 toneladas de basura cada mes.

Libertador, donde viven 2.085.846 de personas, es el municipio donde se produce más basura: 60.000 toneladas; seguido de Sucre  (46.620 toneladas), Baruta (7.950 toneladas), Chacao (4.800 toneladas) y El Hatillo (2.130 toneladas).

“Solo 900 toneladas son aprovechadas por las industrias transformadoras del reciclaje para la producción de vidrio, papel, plástico y cartón”, indicó Hernán Papaterra, especialista en reciclaje y gestión integral de residuos, quien advierte el serio problema de contaminación que genera el mal manejo del tema de la basura.

Recolección en crisis

Según el ambientalista, las fallas en la recolección, traslado y depósito de materiales de desecho se debe a la deficiente administración en la planta de transferencia Las Mayas, donde parte de la flota de camiones transportadores y compactadores se mantienen accidentados.

“La flotilla de vehículos particulares contratados no cubren el volumen de desechos que puede albergar la planta”, dijo. Calculó que el volumen de basura acumulada en esa planta es de 15 toneladas diarias, razón por la cual denunció que gran parte de los desperdicios se dejan en las zonas circundantes de la parroquia Coche, vía La Mariposa. “El río San Pedro está abarrotado de basura. No es responsable que se oculte la inoperatividad de la gerencia que coordina esa infraestructura”, señaló Papaterra.

El mal estado en el que se encuentran las 20 gandolas transportadoras que trasladan en cada viaje 25 toneladas de desechos por una ruta de 180 kilómetros, ida y vuelta, hasta La Bonanza, es otro problema que dificulta la remoción de los desperdicios desde Las Mayas, indicó el especialista .“No hay nuevos compactadores, los camiones están destartalados y otros son improvisados. Es preciso invertir en nuevos transportadores”.

La capacidad rebasada del relleno sanitario La Bonanza ha ocasionado ampliaciones irregulares en terrenos de Charallave, declaró el experto, además de que se realizan otras prácticas irregulares que afectan el ambiente y la salud de las comunidades que viven en los Valles del Tuy. “Queman la basura para disminuir su volumen físico lo que genera un smog que se condensa y luego cae por acción de la gravedad en la ciudad”.

Papaterra sugirió la creación de una ley que fomente el reciclaje e incluya a los grandes productores de desechos para reducir el impacto ambiental que genera la generación de desperdicios y aumentar la producción de materia prima como papel y plástico, que se encuentra en 30%, según su estimación. “Eso eliminaría en 70% la generación de residuos y permitiría que la flota de vehículos estuviera apta para manejar los volúmenes de desechos”.

EL DATO

Venezuela solo cuenta con la Ley para la Gestión Integral de la Basura aprobada en la Gaceta Oficial Nº 6.017 Extraordinaria el 30 de diciembre de 2010. Las estrategias para el fomento del reciclaje y otras políticas afines a la recolección y disposición final de los residuos propuestas por sanitaristas y por la Alcaldía Metropolitana han sido ignoradas por el Ejecutivo hasta la fecha