Mundo

Huracán Florence descendió a categoría 3 pero sigue siendo peligroso

Aproximadamente un millón de personas han sido evacuadas de la costa este de Estados Unidos ante la amenaza de este fenómeno

Huracán Florence descendió a categoría 3 pero sigue siendo peligroso

FOTO: EFE

Por AFP

El huracán Florence, que avanza sobre el océano Atlántico amenazando la costa de Estados Unidos con fuertes vientos y lluvias, fue degradado el miércoles a una tormenta de categoría 3 en la escala de cinco de Saffir-Simpson, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de ese país.

“Los vientos máximos sostenidos han disminuido a cerca de 205 km/h, aunque se espera que comience a debilitarse lentamente el jueves por la noche, aún se prevé que Florence sea un huracán muy peligroso cuando se acerque a la costa estadounidense el jueves y el viernes” dijo el NHC en su boletín.

Las playas de arena y las históricas casas de ladrillos rojos de Wilmington, Carolina del Norte, han sido el escenario de muchas producciones de Hollywood, pero esta vez no hay nada de ficticio sobre el poderoso huracán que azota a la pintoresca ciudad costera.

El huracán Florence, una tormenta descrita como la más grande en golpear esta parte de la costa este de Estados Unidos en décadas, podría tocar tierra en las Carolinas la noche del jueves con una furia devastadora.

En su camino esperado está Wilmington, una ciudad portuaria de aproximadamente 120.000 habitantes, que a veces es llamada “Wilmywood” o “Hollywood East”.

Ha servido de telón de fondo para decenas de películas y programas de televisión, desde el éxito de acción “Iron Man 3”, el drama adolescente “Dawson’s Creek” y hasta la serie de CBS “Bajo el domo”.

Pero estos días, las únicas cámaras que están ahí pertenecen a los equipos de noticias que filman a personas frenéticas que se preparan para la tormenta monstruosa que se dirige hacia ellos.

La gente están blindando sus casas y tiendas, los estantes de los supermercados han sido vaciados por personas que se apropian de todos los elementos esenciales que puedan encontrar y las estaciones de servicio se han quedado sin combustible.

“Nos abastecimos de agua y tenemos los juegos de mesa para mantener a los niños ocupados”, dijo uo de los residentes de la zona. “Ahora es un juego de esperar“.