Histórico

Una carretera encantada en Dakota del Norte

Los viajes por carretera pueden ser aburridos, especialmente si no se tiene la compañía adecuada o si el paisaje a lo largo del camino es monótono. Ese era el problema de una carretera rural en la zona de Dickinson en Dakota del Norte, Estados Unidos, hasta que un residente del pueblo cercano de Regent tomó cartas en el asunto.A lo largo de 51 kilómetros, se pueden apreciar enormes esculturas de metal consideradas como las más grandes en su tipo en todo el mundo. Desde que se instaló la primera en 1991, se han incorporado seis más transformando el panorama rural de la zona y ganándose el nombre de Enchanted Highway o Carretera Encantada.Actualmente se está trabajando en añadir una octava escultura al camino, instalándola en un área famosa por la cacería del faisán y otros animales silvestres.