Histórico

Tres poemas de Charles Simic

Gasolinera Al final de un trayecto largo y oscuro,Un cartel anaranjado y brillante en la nocheNos llevó a la gasolineraDesde la carretera divideLo desconocido en dos mitades,Esperando con el motor apagadoMiramos hacia la oficina vacía,En la que sólo había una bombilla colgando. Uno de nosotros debería haber salidoA buscar al empleado,En lugar de eso escuchamos a los grillos,Y clavamos nuestra mirada en los árbolesQue parecían esperar algoDifícil de explicar con palabrasEra una noche de final de verano sin estrellas,Sin casas ni pueblo alguno a la vista. Quema de Edgar Allan Poe Oh los últimos días de otoño,el viento hace volarhojas de libros quemadosPor la chimenea del vecinoAsustando a los cuervos.Ni ellos ni yo podemos distinguirLos pájaros de las hojasEntre las cenizas que vuelan,En el cielo color azafrán. Tres puertas Ésta mantiene su dignidadA pesar de los golpes recibidosY de las huellas de las manos. Alguien quiso entrarDe mala manera.Ahora todo el vecindario puede verLo que pasó a última hora de la nocheY la noche anterior. Dos puños cerradosLevantadosGolpeaban y golpeaban,Rogándole a DiosQue sirviera de testigo.