Histórico

Poemas de Julio Miranda (1945-1998)

Es asíPelocolor ala de cuervo es una metáforadel siglo IXpero tu peloes color ala de cuervoAhoraAhora que bebes ron y escribes este poemaun micrófono oculto puede estar captandoel tecleo de la máquina, el crepitar del cigarrillo, loscrujidos cada vez que te mueves.En la camioneta donde graban ruidos tan banalesmaldiciendo una misión aparentemente estúpidalos técnicos toman café, fuman, ríen ante algún chistegrosero que quizás tenga que ver con tu esposa.No te asomes. Se irán dentro de poco, convencidos de queesta noche nada pasará.Sigue escribiendo, pues, tu poemao, mejor, termínalo.Pero no lo leas en voz altapor si acaso.FotoSentado en una piedra, bajo el cielo de piedra, sonríe a la muchacha que le toma la foto. Cuando la envíe a los amigos, escribirá en el dorso: "Aquí me ven, sentado en una piedra, bajo el cielo de piedra, sonriendo". No esperen que hable mal de la montaña. Es sólo que, quizás, nunca había sentido tan cercano el cielo de piedra.Que la vidaMiraba caminar a su hija por encima del muro. Muy seria, con los ojosEntrecerrados, se equilibraba abriendo los brazos. El permanecía atento. La veía tan pequeña, tan vulnerable. Pensaba que la vida..., que la vida..., que la vida? nunca llegaba a terminar la frase.  Smoke gets in your eyesLo escribió con spray, en letras enormes, cubriendo las paredes del apartamento. Siempre le había impresionado esa frase de Lou Andreas Salomé: "Deja que todo te suceda: la belleza y el espanto". Hasta ahora, desastres más o menos, el saldo era de belleza. Se sirvió un trago, encendió un cigarrillo y se sentó a esperar.NocturnoEl ruido del protector de la nevera con cada cambio de voltajeTe sobresaltaNo es lo único que te sobresaltapero no deseas decir más