Histórico

Poemas del libro Daño oculto

«Georgina Ramírez, enciende piras en la mesa del té cuando afirmativa traza oráculos sobre el blanco mantel, para que sean alas en el transitar entre los infaustos días del presente: la nostalgia busca el abrazo pero son ajenos los cuerpos las mariposas no deben ser enjauladas / custodio tu piel aún adormecida en el poema / padre no apagues la luz.Desmontadora de oscuridades recónditas del alma, la poeta elige purificar la intención de su escritura abordando sujetos que padecen, pues no quiere domesticar la rabia, sino hurgar núcleos de dolor, aflicción y heridas esenciales, duelos de otros como propios, dándoles visibilidad metafórica: la gota se hace eco si urge la entrega de lo que silente se esconde. Por ello, a conciencia y porque duele la vida, acendra miradas con profunda atención al dolor social». (Edda Armas)MantisSe abre la pierna para fracturar el mundoY la bocaque en vano intenta desviarsese enredaUn caudal en ráfagahace estragoslos olores arañanla lengua devora todo restocae rendida ante el follajepereceHay presas que merecen ser mordidasPuntos de suturaAmor sí lo eraDos cuerpos calladosya no atentos al roceDe ese bocado primigeniosólo una promesa quedala taza de café sobre la mesaque lejos de tus labios se enfríaen desconciertopor vez primeradesde tu partidadejo caer la gota que te nombraIntemperieÉl le regala su último adiósLa despide con la mirada envejecidacomo quien ha visto tanto amanecer a su ladoque conoce todas las noches de su cuerpo Ella le sujeta el almala anuda con palabras que ya no dicenque son sólo erranciaPromete otra nocheuna última noche estragada que no sepa de mañanasque estalle en el temblor de las carnesHay recuerdos que no saben despedirse SequíaMe hiere en la espaldatu afilada ausenciaVoy escampándome de a pocohasta el refugio onírico de tus brazosque absorbenlos invisibles restos de mi lloviznaDesenmascaro el silencioque se burla de esta amnesiahecha pretextoQuiero estara la altura de tu vueloreparar todos los miedosque disimulan mis nochessaberte para siempreaunque no estésCredoNo basta una plegariadivagar en la tiniebla te ha extraviadohe nadado en la locuray en tu nombremadrehoy me confiesoDe pronto tus alas desconocieron el vueloy estalla en la ventana el mañanala luz se hace miedote pierdoNo supe de esta oscuridad que erasy deshago los peldaños que me llevan a tu infiernoya no hay camino en tiSe diluyen los días que te nombranNunca has sabido levar anclasquizá por eso el naufragiola deriva en los ojos