Histórico

Maisanta tiene una historia de hostilidades en el rodaje

El galope de Maisanta resuena cada vez más, pero no por el éxito en taquilla sino por el cúmulo de irregularidades ventiladas desde su estreno, el 19 de julio.  Hace un mes el crítico de cine Sergio Monsalve escribió en su columna semanal de El Nacional sobre el malestar de miembros del equipo de producción del largometraje, quienes denunciaron acosos, agravios y atropellos.  César Bolívar, quien en principio se encargaría de dirigir la película producida por la Villa del Cine, es uno de los mencionados. Está al tanto de lo ocurrido y afirma que abandonó el proyecto porque no se sintió cómodo. ?Trabajé en la preproducción con Hilda de Luca, pero por razones que desconozco salió del proyecto. Empezaron las controversias, muchas órdenes y contraórdenes, demasiada rotación de personal, un ambiente poco cómodo para trabajar?, recuerda el cineasta.En julio, Román Chalbaud ?quien aparece en los créditos como asistente de dirección, declaró a El Nacional que Bolívar salió por razones de salud. Sin embargo, el realizador de Domingo de resurrección lo niega. ?Siempre he estado bien?. El lugar de De Luca finalmente fue ocupado por Ana Bonilla, quien figura en los créditos como productora general y a quien muchos señalan como culpable de muchas de las irregularidades.  Tras la salida del realizador de Homicidio culposo, Miguel Delgado asumió la dirección, aunque después de varias semanas de rodaje abandonó el proyecto de llevar al cine la vida de Pedro Pérez Delgado, de quien Hugo Chávez decía que era bisnieto.  Delgado, que aparece en los créditos, fue consultado sobre los motivos de su renuncia, pero prefirió no dar muchos detalles. Aunque en principio dijo que estaba dispuesto a una reunión en persona, luego no contestó más las llamadas ni mensajes.  Miembros del equipo de producción entrevistados para este trabajo, que prefirieron no dar su nombre por temor a represalias, hablan de un documento firmado por varios de ellos en el que denunciaron lo que consideraban injusto. Delgado asegura que la carta existe, pero se negó a hacerla pública. También dicen que Román Chalbaud asumió la dirección, pero este lo niega. ?Solo fui asistente. Únicamente filmé dos pedacitos de un plano que faltó?.  Entre las denuncias hechas por quienes estuvieron en el Hato Piñero, donde se filmó Maisanta, están la comida de escasa calidad, insuficientes casa rodantes para la pernocta y la falta de claridad en los contratos de quienes estaban trabajando. ?Mientras el equipo comía arepa dura, a Ana Bonilla le llevaban panquecas y fresas?, afirma Susan Rodríguez, quien fue contratada para la asistencia de producción. Recuerda que entonces, a finales de 2014, ganaba 7.000 bolívares mensuales y una persona de su cargo percibía en el medio 8.000 bolívares semanales. "Decidieron mejorar mis condiciones. Pero eso lo pararon cuando varios compañeros y yo participamos en una reunión con el presidente de la Villa y le comunicamos nuestro descontento. Me dijeron que no debí hacer eso?.  También afirma que hubo mucha paranoia entre los directivos: ?Eso de la inamovilidad no existe en la Villadel Cine. Decían que saboteaban, incluso le revisaban los correos a algunos para saber si hablaban mal. A las personas que consideraban incómodas les daban una carta de renuncia; si no las firmaban, les decían que se atuvieran a las consecuencias?.  Jesús Odremán es otra de las personas más señaladas por quienes denuncian atropellos durante la filmación. Fue coordinador de posproducción del largometraje y también forma parte de El Perro Andaluz, productora que no aparece en el Registro Nacional de Contratistas, por lo que no puede prestar servicios al Estado. Sin embargo, en su página web destacan trabajos en películas como Juntera y La guerra de Vargas y Morillo, distribuidas por Amazonia Films, que es presidida por Blanca Rey, esposa de Odremán y quien aparece como persona contacto en los datos de El Perro Andaluz.Cuando se le consulta sobre este tema a Odremán, responde: ?Es importante recordar que ambos son filmes independientes, no tienen relación con la Villa del Cine y que yo sepa no fueron financiados por el Estado?. Negó, además, cualquier acoso a Bárbara Hertiman, que se iba a encargar del montaje. Un ex empleado de la coordinación de posproducción menciona otra situación que lo incomodó: recibieron la instrucción de no responder los correos de empresas que habían prestado servicio a la Villa del Cine. ?Había deudas muy altas, una de ellas con Bolívar Films, pero nos decían que no contestáramos?.  Se quiso contactar al presidente de la Villa del Cine, pero informaron que no tenía tiempo.  2.576 espectadores tuvo hasta el finde semana Maisanta, según cifras de la Asociación de la Industria del Cine   64 millones de bolívares fue elpresupuesto de Maisanta El galope de  Maisanta  resuena cada vez más, pero no por el éxito en taquilla sino por el cúmulo de irregularidades ventiladas desde su estreno, el 19 de julio.  Hace un mes el crítico de cine Sergio Monsalve escribió en su columna semanal de El Nacional  sobre el malestar de miembros del equipo de producción del largometraje, quienes denunciaron acosos, agravios y atropellos.  César Bolívar, quien en principio se encargaría de dirigir la película producida por  la Villa  del Cine, es uno de los mencionados. Está al tanto de lo ocurrido y afirma que abandonó el proyecto porque no se sintió cómodo. ?Trabajé en la preproducción con Hilda de Luca, pero por razones que desconozco salió del proyecto. Empezaron las controversias, muchas órdenes y contraórdenes, demasiada rotación de personal, un ambiente poco cómodo para trabajar?, recuerda el cineasta. El lugar de De Luca finalmente fue ocupado por Ana Bonilla, quien figura en los créditos como productora general y a quien muchos señalan como culpable de muchas de las irregularidades.  Tras la salida del realizador de Homicidio culposo , Miguel Delgado asumió la dirección, aunque después de varias semanas de rodaje abandonó el proyecto de llevar al cine la vida de Pedro Pérez Delgado, de quien Hugo Chávez decía que era bisnieto.  Delgado, que aparece en los créditos, fue consultado sobre los motivos de su renuncia, pero prefirió no dar muchos detalles. Aunque en principio dijo que estaba dispuesto a una reunión en persona, luego no contestó más las llamadas ni mensajes.  Miembros del equipo de producción entrevistados para este trabajo, que prefirieron no dar su nombre por temor a represalias, hablan de un documento firmado por varios de ellos en el que denunciaron lo que consideraban injusto. Delgado asegura que la carta existe, pero se negó a hacerla pública. También dicen que Román Chalbaud asumió la dirección, pero este lo niega. ?Solo fui asistente. Únicamente filmé dos pedacitos de un plano que faltó?.  Entre las denuncias hechas por quienes estuvieron en el Hato Piñero, donde se filmó Maisanta , están la comida de escasa calidad, insuficientes casa rodantes para la pernocta y la falta de claridad en los contratos de quienes estaban trabajando. ?Mientras el equipo comía arepa dura, a Ana Bonilla le llevaban panquecas y fresas?, afirma Susan Rodríguez, quien fue contratada para la asistencia de producción. Recuerda que entonces, a finales de 2014, ganaba 7.000 bolívares mensuales y una persona de su cargo percibía en el medio 8.000 bolívares semanales. "Decidieron mejorar mis condiciones. Pero eso lo pararon cuando varios compañeros y yo participamos en una reunión con el presidente de  la Villa  y le comunicamos nuestro descontento. Me dijeron que no debí hacer eso?.  También afirma que hubo mucha paranoia entre los directivos: ?Eso de la inamovilidad no existe en  la Villa del Cine. Decían que saboteaban, incluso le revisaban los correos a algunos para saber si hablaban mal. A las personas que consideraban incómodas les daban una carta de renuncia; si no las firmaban, les decían que se atuvieran a las consecuencias?.  Jesús Odremán es otra de las personas más señaladas por quienes denuncian atropellos durante la filmación. Fue coordinador de posproducción del largometraje y también forma parte de El Perro Andaluz, productora que no aparece en el Registro Nacional de Contratistas, por lo que no puede prestar servicios al Estado. Sin embargo, en su página web destacan trabajos en películas como Juntera  y La guerra de Vargas y Murillo , distribuidas por Amazonia Films, que es presidida por Blanca Rey, esposa de Odremán y quien aparece como persona contacto en los datos de El Perro Andaluz. Cuando se le consulta sobre este tema a Odremán, responde: ?Es importante recordar que ambos son filmes independientes, no tienen relación con  la Villa  del Cine y que yo sepa no fueron financiados por el Estado?. Negó, además, cualquier acoso a Bárbara Hertiman, que se iba a encargar del montaje. Un ex empleado de la coordinación de posproducción menciona otra situación que lo incomodó: recibieron la instrucción de no responder los correos de empresas que habían prestado servicio a  la Villa  del Cine. ?Había deudas muy altas, una de ellas con Bolívar Films, pero nos decían que no contestáramos?.  Se quiso contactar al presidente de  la Villa  del Cine, pero informaron que no tenía tiempo.