Histórico

Gobierno español preocupado por sentencia a Leopoldo López

La vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, expresó hoy su "más honda preocupación" por la condena al líder opositor venezolano Leopoldo López a casi catorce años de cárcel, y por la inestabilidad política y social en  Venezuela . Sáenz de Santamaría pidió "respeto a las garantías procesales y a la libertad de todos" al ser preguntada en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno. López fue condenado el jueves a casi 14 años de cárcel por los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio atribuidos al dirigente por los hechos violentos al final de una marcha convocada, entre otros por él, el 12 de febrero de 2014. La vicepresidenta española afirmó que "una democracia no solo es ir a las urnas, sino la garantía del cumplimiento de la ley y la garantía del respeto a los derechos fundamentales a través de los tribunales". Sáenz de Santamaría expresó además su preocupación "por la inestabilidad política y social que sufren los venezolanos". Respecto a las elecciones legislativas convocadas en  Venezuela  para el 6 de diciembre, las calificó como "claves" y pidió que sean "libres, justas, inclusivas y transparentes", en las que todos puedan participar. La sentencia contra Leopoldo López ha provocado la reacción de diversos líderes políticos españoles. El ex presidente del Gobierno español Felipe González (socialista) afirmó que " Venezuela  se ha convertido en una dictadura de facto" con la sentencia al líder opositor Leopoldo López, a quien consideró un "preso político de (Nicolás) Maduro". También el expresidente José María Aznar (PP, centroderecha) consideró la condena como "un hecho de la máxima gravedad" y como un "atentado al Estado de Derecho y a la libertad". El senador del gubernamental Partido Popular Dionisio García Carnero calificó la condena de "injusta" y el juicio como "político". También el líder de lo socialistas (PSOE), Pedro Sánchez, expresó la condena de su partido, "rotundamente y sin paliativos", a la sentencia contra López, y anunció que promoverá una declaración de rechazo en la Internacional Socialista. Por su parte, el líder de Podemos (izquierda), Pablo Iglesias, afirmó que "no le gusta que alguien pueda ir a la cárcel por hacer política", pero tampoco "que se hayan podido alentar golpes de Estado".