Histórico

¿Estás seguro de que sabes cómo levantarte del sofá?

¿Crees que sabes cómo levantarte del sofá? Quizás lo has estado haciendo mal durante años. La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para rectificarlo.Ir a buscar algo para picar durante los comerciales de televisión nunca volverá a ser igual, si aceptas este reto.El desafío de las sentadillas de sofá es para cualquier persona que quiera ser un poco más saludable, pero que no está dispuesta a sacrificar el lujo de disfrutar del diván.Esta corta rutina diaria no sólo ejercita tu trasero y los músculos de tus piernas, sino que también ayuda a fortalecer la zona lumbar.Tu rutina diaria... paso a pasoPaso 1 ? LevántateSentado en el borde del sofá, separa tus pies hasta que queden alineados con tus hombros, y asegúrate de que tu espalda está recta.Con el peso en los talones empuja hacia arriba al ponerte de pie.Utiliza el reposabrazos si es necesario al principioAsegúrate de que tu espalda todavía está derecha y evita inclinarte hacia adelante.A medida que te pones de pie, tensa las nalgas y estabilízate.Mantén la espalda derecha; es realmente importante, por eso lo repetimos tanto.Paso 2 - vuelve a sentarteDe pie con la espalda recta, con su pies separados, ve bajando lentamente a la cuenta de 5 segundos.Controla el movimiento con tus nalgas.Mantén el movimiento lento y controlado: eso es lo que desarrolla la fuerza muscular. Si bajas demasiado rápido, no sentirás ninguna resistencia y no recibirás ningún beneficio.Utiliza el reposabrazos si es necesario.Cuando sientas que tu trasero toca el sofá, mueve suavemente la pelvis un poco hacia atrás para darle apoyo a la zona lumbar.Paso 3 - ¡Hazlo de nuevo!Repite las sentadillas de sofá 10 veces.Si 10 es difícil al principio, haz las que puedas.Cuando 10 comienza a ser más fácil, haz 20, y así hasta llegar a 100.Asegúrate de tomar un breve descanso entre cada 20 repeticiones, de manera que, con el tiempo, vas a hacer 5 series de 20 sentadillas de sofá.Si empezaste apoyándote en el reposabrazos, intenta sin ayuda apenas te sientas más fuerte. La idea es llegar a tener la fuerza suficiente para que tus piernas puedan sostenerte sin necesidad de hacer esfuerzos con la espalda o apoyarse en algo.Incluso cuando no estés haciendo este ejercicio, levántate de esa manera cada vez que puedas. Es bueno para ti.Si tus piernas ya son fuertes, levántate y siéntate así de todas maneras. Le darás un descanso a tu espalda y este sencillo ejercicio puede ser un minientrenamiento diario.Finalmente...No olvides hacerle seguimiento a tus resultados: llevar un registro de lo mucho que has logrado motiva.Conviértelo en un reto para toda la familia: entre más temprano en la vida se aprende a sentarse y levantarse correctamente, más tiempo se mantendrá saludable la espalda, así que involucra a viejos y jóvenes.Lo puedes convertir en un juego o una competencia durante los comerciales de televisión.