Histórico

Cuatro poemas de Miriam Reyes

Vuelve el calor a madurarlo todoy los pilla por sorpresael olor ácido de los cuerpos sin lavarel agua turbia olvidada en el vasodonde el moho va cubriendo las espigasy la rosa ennegrecegirando sobre la mesa las moscasdibujan elipses de electrones en el airedonde no existe núcleoen el centro vacío de la casa *******Por más que golpee el suelo con mis piesno brotará aguapero alivia. ******Lo que pudo hacer sidoy no permitimos sernos deja abiertoscomo un final que no termina. ******El río es un dios pardo dicende su divinidad yo solo veoagua y tierra arrasada por el aguabajo mi cama el dios pardo insinúaque mi casa no sea un barco de papeles una cuestión de plieguesaparcada junto al río de mi camani es a prueba de lobos ni de crecidasno proyectó ningún arquitecto mi casa sin paredes que me quiten la luzcon vistas al dios pardo cartón y artritis reumatoidepodría ser tu cama de repentede repente un día desperté y allí estaba el ríocon ese color de lodo de cloaca de dios pardoy las articulaciones y lo huesos aullándolemi antigua casa era a prueba de lobostoda de ladrillos hasta el tejadohermosa de nada me protegióantes estaba en otro sitio y ahora estoy aquícon el río que me susurra por las nochessus siluros sus cimas sus ahogados?los lobos no se interesan?.