Histórico

Cuatro poemas de Esdras Parra

Pero el juego continúa, con él construyo las palabras, otras vidas, una nostalgia, un viento, le tomo el pulso a los páramos, clavo allí los agujeros, desbrozo la carcoma, llevo la tierra hacia otra mañana, arranco el silencio de mis costillas, introduzco el puño en su lugar.  Túque jamás te saciasni sabes quién eresni existes para la certidumbreque puedes ser muchossoñando que estás en lo ciertoo pensando que debesconquistar ese nada.  Que este lugar no me abandone, este patio,esta sábana extendida para atraer a los caballosrodeo el panorama inmóvilsu olor se distribuye sobre los objetos rústicosy las ruedas hechas añicosa causa de tu intemperanciaque tampoco me abandone la yedra visceralarrumada sobre las tierras ecuestres que pisoteoni esta ciudad prehistórica que consumede rodillas su ansiedad de vivir.  Cada dificultad me condicionapero cómo evitarlocómo cerrar los ojosy que no me importe morirque el abismo pregunte por míy en cada puerto donde toque tierray sé que nada me pertenececomience mi historiay que ésta sea un regreso al polvoa través de hilos oscuros.