Histórico

Cabello: Claves para cuidarlo

Aplique correctamente el champúPara cada lavada no se requiere de gran cantidad de producto. Coloque una pequeña porción sobre la palma de la mano, frote y luego aplique sobre el cuero cabelludo haciendo énfasis en las raíces, pero sin maltratar y empleando solamente las yemas de los dedos. Evite remover el cabello, pues esto solo lo enreda y maltrata las puntas.Enjuague bienEs cierto que hay productos que pueden funcionar mejor que otros, pero muchas veces se tiene la idea de que un champú no está ofreciendo buenos resultados y se descarta, cuando el problema es que no se ha retirado correctamente, lo que puede producir picor, que las raíces se sientan grasosas o que aparezca caspa. Enjuague con abundante agua tibia.Protéjalo del solSi realiza constantemente actividades al aire libre, proteja el cabello y el cuero cabelludo con algún producto que posea filtro solar, o lo que es más sencillo: cubriéndose la cabeza con una gorra, un sombrero o un pañuelo. Tener este cuidado es clave tanto para quienes lo llevan teñido como para quienes no.Corte de puntas: mal necesarioQuienes desean tener una melena que luzca saludable y frondosa, así como quienes quieren que su corte se vea impecable, tienen que asumir esta máxima de los expertos del estilismo: al menos cada seis semanas hay que hacer mantenimiento, mediante un corte de puntas. Muchas se resisten a este paso, pero se trata solo de unos milímetros ?eso hay que dejárselo bien claro al profesional? y ayuda a mantener las puntas en buen estado.Dedos quietosAl terminar de secarse el cabello, a manera de cepillo, al mirarse al espejo y hasta como "truco de seducción", en todos esos momentos y más hay quienes no pueden evitar tocárselo, sin saber que esta es la forma más fácil de resecarlo, generar frizz y ensuciarlo. Trate de hacerlo lo menos posible y verá la diferencia.¿Acondicionador? Sí, por favorHidratar es importante y aplicar un poco de acondicionador luego de cada lavado es una forma fácil y práctica de hacerlo. Es fundamental escoger uno que se adapte a las condiciones de la cabellera (no tiene que ser necesariamente de la misma línea o marca que el champú), aplicarlo en medios y puntas y, por supuesto, enjuagar muy bien.