Histórico

Así se descubrió el engaño que tiene a Volkswagen en la peor crisis de su historia

Volkswagen, el mayor fabricante de autos alemanes, se enfrenta a la peor crisis de su historia reciente después de reconocer que instaló un software para esquivar controles medioambientales en 11 millones de vehículos diésel de todo el mundo.Una trampa que fue descubierta por casualidad.El responsable de destapar el engaño de Volkswagen fue un ecologista, Peter Mock, director de un grupo mediambiental llamado Internatinal Council for Clean Transportation, (ICCT, por sus siglas en inglés).Y todo empezó por un intento de demostrar que los controles de gases contaminantes en Europa son mucho menos exigentes que en Estados Unidos.El escándalo de VolkswagenUS$29.000 millonesCaída en el valor bursátil de la empresa desde el viernesUS$18.000 millones Multa a la que se enfrenta en Estados Unidos11 millones  Autos en todo el mundo que podrían estar afectados1  Principal vendedor de autosMock quería hacer ver que los mismos modelos de una misma marca emitían menos gases nocivos en Estados Unidos que en Europa debido a que los controles eran más duros allí.No imaginaba lo que se iba a encontrar.Método sencillo El escándalo llevo a la renuncia del director de Volkswagen, Martin Winterkon. Para ello, el año pasado, un equipo liderado por Mock se dispuso a estudiar las emisiones contaminantes del Volkswagen Jetta, Volkswagen Passat y BMW X5.Lo hicieron con un sistema portátil de medición de emisiones (PEMS) que se coloca en el maletero de los autos, en colaboración con la Universidad de West Virginia, EE.UU.Y fue este sistema el que descubrió el engaño de Volkswagen.El sistema analiza directamente los humos que salen del tubo de escape en tiempo real mientras va por carretera.Y el equipo probó varios vehículos con el medidor de gases en viajes de 2.100 kilómetros, desde San Diego a Seattle.Mientras que el BMW X5 pasó la prueba de carretera, el Volkswagen Jetta, fabricado en 2012, tenía unas emisiones de óxidos de nitrógeno 35 veces superiores a la legalidad, y el Passat, de 2013, las multiplicaba por 20. Volkswagen instaló un software para esquivar los límites de emisiones de gas. "Esperábamos lo contrario. Esperábamos que los vehículos pasaran la prueba con mejores tasas de emisiones porque en EE.UU. hay un programa de pruebas más riguroso", le dijo a un diario estadounidense Drew Kodjak, director ejecutivo de la ICCT.Los hallazgos del estudio alertaron a la autoridad ambiental de California, que lanzó su propia investigación.Y cuando se involucró la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA), VW tuvo que reconocer que había instalado de forma deliberada un programa informático en varios de sus modelos diésel para esquivar los límites de emisiones de gas.Estallaba así la que probablemente es la peor crisis en la historia de Volkswagen, justo cuando la marca se había posicionado como el primer fabricante de autos a nivel mundial.