Política

El gobierno no firmará acuerdos si no se levantan las sanciones

El ministro Jorge Rodríguez exige que la MUD reconozca a la constituyente. El diputado Julio Borges señaló que Maduro teme a la reunión del 15 de diciembre

Jorge Rodríguez

El gobierno anunció que no firmará ningún acuerdo de la negociación iniciada con la oposición hasta que no reciba una respuesta efectiva a las peticiones realizadas el fin de semana en República Dominicana. “Venezuela no va a ir a un evento electoral ni va a firmar ningún acuerdo con la oposición venezolana hasta que se levanten las groseras sanciones que la dirigencia de la derecha venezolana solicitó frente al Departamento del Tesoro de Donald Trump y frente a las autoridades españolas canadienses o de otra índole”, señaló el ministro de Información y Comunicación, Jorge Rodríguez.

El funcionario insistió en que la MUD debe reconocer la constituyente, instancia que es considerada ilegal y fraudulenta por la oposición. Ratificó la importancia de crear una comisión de la verdad para establecer las responsabilidades de dirigentes opositores en la violencia que durante cuatro meses hubo contra Maduro en el país.

Las afirmaciones de Rodríguez, jefe de la delegación oficialista, se suman a las efectuadas el domingo por el jefe del Estado que indican que su gobierno no aceptará la ayuda humanitaria porque no es un país de mendigos. El presidente de la AN, Julio Borges, reiteró que la MUD declina la invitación presidencial a Miraflores y aseguró que Maduro busca impedir el efecto de la presión internacional para que se asienten acuerdos concretos en la cita del 15 de diciembre.

“Países de América Latina están haciendo presión y detrás de ella está la Unión Europea, que buscan una solución al problema venezolano”, afirmó Borges.

Insisten en negociar. Las declaraciones de Julio Borges y de Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la AN, fueron previas a las advertencias del ministro Rodríguez. Florido, que presentó ayer un balance sobre la actividad en Dominicana, señaló que no abortarán el proceso pese a los señalamientos presidenciales: “Tenemos que atender el hambre y la falta de medicamentos que está padeciendo nuestro país. Por ello tenemos que generar los espacios para la negociación”. Dijo que se han hecho gestiones para conseguir que la cooperación internacional provenga de naciones vecinas como Colombia y Brasil. Puntualizó que la oposición no tiene vergüenza de ir a pedir cooperación humanitaria.

Reconoció que el proceso está en un momento delicado y señaló que previo al 15 de diciembre mantendrán comunicación con los cancilleres garantes para avanzar hacia un acuerdo: “Están sentadas las bases para que podamos llegar a acuerdos a favor del país”.

Dijo que la oposición gestiona alternativas para reemplazar a Paraguay, cuyo canciller no pudo participar en las reuniones del fin de semana. Ratificó que además de atender la crisis humanitaria, el objetivo es lograr un calendario electoral, el reconocimiento de la AN y la liberación de todos los presos políticos.

Florido volvió a pedir confianza hacia el proceso, del cual dijo no se pueden adelantar más detalles. “Entiendo que exista la angustia de qué va a ocurrir en cada uno de los temas, pero recomendaría paciencia, confianza en el equipo negociador y técnico; esperemos de acá al 15 de diciembre cuando ojalá podamos anunciarle al país buenas noticias”, expresó.

El empresario Jorge Roig, miembro de la Comisión asesora de la MUD en la negociación, dijo que el proceso es complejo y que no se aceptarán victorias parciales. “Reunimos a gente calificada que acompañó a la delegación y ofrecimos propuestas que fueron incluidas en la negociación”.

El directivo de Codevida, Francisco Valencia, dijo que la ayuda humanitaria está por encima de la negociación: “Maduro debe explicar por qué existe 95% de escasez de medicinas y más de 300.000 pacientes de enfermedades crónicas que están sin tratamiento. ¿No es eso necesario para la cooperación internacional que hemos planteado? Él solo no puede resolver la crisis cuando tiene una deuda de 5 millardos de dólares con el sector farmacéutico”.


México pide seriedad

Horas antes de la declaración del ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en la que condicionó los acuerdos de la negociación, el canciller de México, Luis Videgaray, aseguró que el proceso iba en la dirección correcta. Sin embargo, puntualizó: “Es una negociación difícil que requiere seriedad de las partes”.

Desde Puerto Vallarta, Videgaray exhortó al gobierno de Maduro y a la oposición “a actuar con absoluta mesura y seriedad. Solamente ello permitirá garantizar las condiciones de éxito de este delicado proceso”. El funcionario recomendó a las partes no conducirse ni dar mensajes “a partir de las emociones”.

Los cancilleres de México y Chile asistieron como garantes en la MUD a las reuniones del fin de semana en República Dominicana. Videgaray señaló que México “no escatimará esfuerzo alguno en materia diplomática” para buscar salida a la crisis venezolana.