Política

Detenido dentro de la alcaldía

Delson Guárate, alcalde de El Limón, cumplió cinco meses detenido. La persona que designó como encargada fue sustituida por el Concejo Municipal por un dirigente del PSUV

ctv-tci-delsonguarate
Por GABRIELA ROJAS | grojas@el-nacional.com

El 2 de septiembre de 2016, una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se presentó en la alcaldía del municipio Mario Briceño Iragorry (El Limón) y se llevó detenido al alcalde Delson Guárate. Mientras se lo llevaban, otro equipo del Sebin allanaba su residencia.

Dos días antes, el alcalde Guárate había firmado un decreto que tenía vigencia por 105 días, en el cual dejaba designada en calidad de alcaldesa interina a Alicia Loreto, directora del despacho de la alcaldía. Loreto tomó posesión el mismo sábado 3 de septiembre, un día después de la detención de Guárate.

Las razones presentadas por Guárate para el permiso eran por tratamiento médico. La alcaldesa interina dijo el día que asumió el cargo que estaba amparada en el artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, que plantea que las ausencias temporales se suplirán con la persona que el alcalde designe y si transcurren 90 días y se declara la ausencia absoluta, la Cámara Municipal debe designar un nuevo alcalde.

Pero con ese mismo artículo de la Ley del Poder Público Municipal, la Cámara Municipal nombró como alcalde encargado a Brullerbys Suárez, quien ocupaba el cargo de presidente de la Cámara Municipal. La razón es que el alcalde Guárate enfrentaba una detención judicial y no una situación de salud, por lo que perdía validez el decreto en el que dejó encargada a Loreto.

El Concejo Municipal declaró nulo el proceso de nombramiento de Loreto, alegó continuidad administrativa de la gestión y designó a Suárez como nuevo alcalde encargado; una continuidad administrativa que supone hubo un cambio político porque el nuevo encargado es del PSUV.

Una de las medidas en contra del alcalde fue dictada por un tribunal con competencia agraria, bajo el argumento de que el municipio presentaba problemas en la recolección de la basura, específicamente se le acusó de un delito ambiental por “contravención de planes de ordenación del territorio y disposición indebida de residuos y desechos sólidos y peligrosos”.

El equipo de consultoría jurídica de Voluntad Popular, partido en el que milita el alcalde, explicó que este delito no amerita medida privativa de libertad.

En 2014 el entonces gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, denunció ante el Ministerio Público a Guárate, por su presunta vinculación con actos terroristas y convocatoria a un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro, aunque fue la basura y no la vinculación con estas acusaciones de orden político, la causa por la cual el Sebin lo detuvo. 

Guárate había sido citado en calidad de imputado por el Ministerio Público por los hechos de violencia ocurridos desde el 12 de febrero y hasta junio del 2014 en el estado Aragua. Desde su detención en septiembre de 2016, el alcalde electo del municipio aragueño ha presentado problemas de salud por los cuales su abogada solicitó, el pasado 8 de febrero, una medida humanitaria para garantizar la atención y el tratamiento médico pero la audiencia preliminar prevista para esa fecha fue diferida.