Política

Argelia y Venezuela buscan recuperar gobernabilidad en el mercado del crudo

Fuentes diplomáticas explicaron a Efe que el deseo de Maduro es "reunirse con su homólogo argelino pero hasta el momento la presidencia no nos ha confirmado nada

Nicolás Maduro en Argelia | Prensa Presidencial

Argelia y Venezuela trabajan juntos para recuperar la gobernabilidad en el mercado y estabilizar al alza los precios del petróleo, dijo hoy el presiente venezolano, Nicolás Maduro. En declaraciones a la prensa local tras reunirse en Argel con el presidente del Senado argelino, Abdelkader Bensalah, el mandatario suramericano expresó, asimismo, la voluntad compartida por ambos regímenes de "avanzar en los acuerdos" energéticos.

 "Mi gira se corona con mi visita a Argelia para fortalecer la cooperación entre ambos países (y trabajar en) el desarrollo de la paz y la prosperidad económica", explicó. "Seguimos avanzando en todos los acuerdos para recuperar la gobernabilidad del mercado petrolero y el precio del petróleo", subrayó.

Al hilo de este argumento, Maduro calificó de positivos los distintos encuentros que este lunes mantuvo tanto con el nuevo primer ministro argelino, Ahmed Ouyahia, como con los ministros de Energía, Mustafa Guituni, y de Telecomunicaciones, Huda Feraún.

Durante las mismas, se abordaron temas como la evolución del acuerdo alcanzado entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los Países No-OPEP para la estabilización del precio del petróleo, explicó Maduro antes de precisar que había "un buen clima en este sentido".

La OPEP y 11 países productores no pertenecientes a esa organización se comprometieron a finales de 2016 a reducir su producción hasta marzo de 2018 con el fin de absorber el exceso de oferta que pesa sobre los precios del petróleo.

 "Continuaremos nuestros esfuerzos para obtener los precios de petróleo equitativos para nuestra industria", añadió. El presidente venezolano reveló, asimismo, que había tratado de las relaciones bilaterales, en particular en materia de energía, y señaló que hay nuevos proyectos conjuntos en cartera, entre ellos la posibilidad de abrir una conexión aérea directa. En este marco, una delegación de empresarios argelinos visitará Venezuela próximamente para promover inversiones, aseguró.

"Hay nuevos proyectos de alianzas de las relaciones comerciales. Muy pronto va a ir una delegación de empresarios, inversionistas argelinos a Venezuela, para ir articulando la Agenda Económica Bolivariana y sus 15 motores", declaró.

Cuestiones bilaterales aparte, esta segunda visita oficial de Maduro a Argel ha despertado interés e incertidumbre por ver si el mandatario venezolano se reunirá o no con el su colega argelino, Abdelaziz Bouteflika, de 80 años, enfermo y casi apartado de la vida pública desde que en 2013 sufriera un grave accidente cardiovascular.

A principios de año, la canciller alemana, Angela Merkel, hubo de cancelar a pie de escalerilla del avión una visita oficial a Argelia ante la imposibilidad de reunirse con el mandatario por un problema de salud.

 Desde entonces, Bouteflika ha aparecido en pocas ocasiones en actos oficiales, siempre sin hablar, y en eventos trasmitidos y filmados únicamente por profesionales del palacio presidencial y de los medios estatales.

Bouteflika participó por última vez en un acto público abierto a la prensa durante las elecciones legislativas del pasado 4 de mayo, al acudir a un colegio a votar pero tampoco hizo declaraciones.

La semana pasada la televisión estatal divulgó imágenes del mandatario durante un consejo de ministros que presidió en las que le veía girando lentamente las páginas de un documento y posando después con los miembros del nuevo gobierno en una "foto de familia" en la que aparece sentado en una silla.

Fuentes diplomáticas explicaron a Efe que el deseo de Maduro es "reunirse con su homólogo argelino pero hasta el momento la presidencia no nos ha confirmado nada".

Además de la pertenencia a organismos internacionales como el Movimiento de los Países no Alineados y la OPEP, Argelia y Venezuela comparten el carácter rentista de su economía, ya que ambos son altamente dependientes del crudo, con el que financian sus sistemas de subsidios sociales.

 En este contexto, la abrupta caída de los precios del petróleo en 2014 ha sumido a los dos países en una grave crisis que ambos tratan de superar con distintas recetas, y que el caso de Argelia se ha comido casi la mitad de sus reservas de divisa.

 Maduro llegó a Argel de madrugada procedente de Kazajistán, donde presidió la cumbre del Movimiento de los Países NO Alineados, y tiene previsto regresar mañana a su país.