GDA

Familia Messi: diferencias entre sus hijos y “peleas” con el hijo de Suárez

El capitán de la selección argentina contó cómo se desenvuelven sus pequeños en la intimidad del hogar

lionel-messi-antonella-roccuzzo

AFP

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo se casaron el pasado 30 de junio en Rosario, en una ceremonia que contó con varias figuras del fútbol

Durante la entrevista con TyC Sports, el futbolista argentino del FC Barcelona, Lionel Messi, habló sobre sus hijos y admitió que uno de ellos se comporta de manera diferente cuando pasa un par de días fuera de su casa.

"Thiago todavía no entiende mucho. Le gusta ir a la cancha, ver los partidos, empieza a entender un poco cuando me voy a Argentina y ahí pregunta por qué me voy. Pero sí veo que lo sufre. Cambia mucho cuando no estoy, en el comportamiento, en el día a día, en el colegio. Cuando no estoy, Thiago se pone rebelde. Hace cosas que jamás hizo. Pero no entiende todo, va de a poquito. Le gustan los autos, las motos, le gusta el fútbol también, pero hasta ahí. Juega un ratito y se cansa. Es muy bueno, muy tranquilo", detalló la estrella del FC Barcelona en un tramo de la charla, en la que también se refirió a la actualidad de la selección.

Sobre, Mateo -su segundo hijo- detalló: "Es terrible, es un personaje. Thiago es más bueno, ¡el otro es un hijo de puta! Está bueno ver lo diferente que es uno con el otro. Es más futbolero, más coordinado, le pega bien, pero es chiquito".

También contó la relación entre Thiago y Benjamín, el hijo del uruguayo Luis Suárez, su compañero de equipo en el conjunto catalán: "Ayer (durante el partido entre Barcelona y Sporting de Lisboa, por la Champions League), Benja le decía a Thiago: 'jajaja, tu papá está en el banco y el mío está jugando', y Thiago no entendía nada. Pero después entré yo y salió Luis, y Antonella contó que Thiago le respondía: 'jaja, ahora es mi papá el que está jugando'".

Además, reconoció que la vuelta a casa después de conseguir la clasificación al Mundial de Rusia 2018 fue un reencuentro especial: "Volví feliz, liberado. Hacía mucho que no volvía de esa manera a mi casa".

En cuanto al largo tiempo que debería estar fuera de casa durante el Mundial (con las semanas previas), anticipó: "Es algo que hemos hablado con Antonella (su mujer), de cómo sería ese mes para Thiago. Cuando no estoy se pone triste, rebelde. Tiene que ser lo más normal posible. Nosotros estamos acostumbrados en la noche previa a dormir con la familia, el mismo día del partido a llevar a los chicos al colegio... La concentración es algo que termina cansando, te aburrís porque es siempre lo mismo, no sabés qué hacer. Estar con la familia es una liberación".