GDA

Aseguran que sanciones contra el gobierno de Venezuela deben ser prudentes

Expertos aseguran que el Gobierno debe tener en cuenta la cercanía entre ambos países.

Grupo de Lima

Foto: Efe

Por GDA | EL TIEMPO | COLOMBIA

Aunque Colombia no ha anunciado medidas concretas contra Nicolás Maduro, el canciller Carlos Holmes Trujillo y el presidente de dicho país, Iván Duque, aseguran que las habrá y que estarán amparadas en las normas democráticas internacionales y en la “línea establecida por el Grupo de Lima” apenas hace una semana.

Con esto quedó abierta la posibilidad de que se apliquen sanciones económicas y se impida entrar a funcionarios del gobierno venezolano a territorio nacional, tal como lo dijo el Grupo de Lima en la declaratoria que firmaron 13 de los 14 países miembros. 

No obstante, expertos en relaciones internacionales pidieron analizar cada decisión porque al castigar al gobierno se puede agravar la crisis.

“En muchos aspectos, Venezuela depende para el aprovisionamiento humanitario de Colombia, entonces creo que Colombia es el país menos indicado para cerrar la puerta a una población tan necesitada como la venezolana. Creo que hay que tomar medidas que no necesariamente castiguen a la población, que ya de por sí está muy afectada”, comentó Enrique Serrano, escritor y profesor de la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. 

Incluso, el ex canciller Julio Londoño afirmó que se debe actuar con prudencia por la cercanía de Colombia y Venezuela, por lo que “un criterio objetivo y global sobre la situación” será clave para las medidas.

Holmes Trujillo ha dicho que todas las medidas del Grupo de Lima tienen que ver con personas en concreto y “no se buscan de ninguna manera sanciones al pueblo venezolano”. 

Mauricio Jaramillo, experto en Ciencia Política, planteó que en lugar de aislar al gobieno venezolano se debe auspiciar una negociación entre el gobierno de Maduro y la oposición.

“Históricamente, las sanciones han sido inútiles para obligar a los gobiernos a hacer cambios, la única salida es buscar un proceso de negociación para que Nicolás Maduro negocie con la oposición.

Colombia se opuso de manera específica a esta iniciativa de algunos sectores de promover un diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, porque considera que el gobierno actual ha aprovechado todas las oportunidades de diálogo para reafirmarse en el poder.