Gastronomía

El pastel de chucho cuenta su historia

Es la única receta de autor de la cocina venezolana que tiene fecha de nacimiento, nombre y apellido

pastel chucho

 Portada del libro

Por El Nacional Web

Ni lo creó un tal Chucho ni es cualquier platillo. El pastel de chucho es la única receta de autor de la cocina venezolana que tiene fecha de nacimiento, nombre y apellido. Su base es el chucho pintado –Aetobatus narinari– y quien le dio historia en 1982 fue Rubén Santiago, cocinero trujillano enamorado de la isla de Margarita desde que llegó a ella, hace 45 años, y en la que ha hecho célebre su restaurante La Casa de Rubén.

El plato, su receta original, las versiones que de él han hecho cocineros reconocidos y la biografía de su autor las contiene El pastel de chucho: sabor de una tradición, libro de Rubén Santiago y del escritor Verni Salazar, publicado por Fresh Fish Delivery, empresa que abrió sus puertas en 1999, que cuenta 3 sucursales en Caracas y que este año se inicia en el mundo editorial junto con Oscar Todtmann Editores para difundir conocimiento sobre los frutos del Caribe y reiterar su empeño en seguir creyendo en Venezuela. En él se explica cómo este pastel, que tiene su génesis en el cuajao oriental, se convirtió en la preparación más conocida de su autor, que dedicó cinco años de ensayo y error para elaborar la receta que lleva, además de chucho salpreso, queso amarillo fresco, plátano maduro, aceite onotado y ají margariteño, y que en vez de cuajar con huevo lo hace con salsa bechamel.

El pórtico de esta edición corresponde al escritor Rubén Osorio Canales. Luego siguen artículos de distintas personalidades, sobre el pastel y Rubén Santiago, un recetario con versiones del cuajao de Trina Miguelina Marcano, Ángel Félix Gómez y Mónica Urbina, la receta original del plato y visiones y revisiones de la preparación rubricadas por renombrados cocineros locales. ¿Más? Un texto del biólogo marino Leo Walter González Cabellos sobre la biología y pesquería del chucho pintado en el estado Nueva Esparta, con el cual queda clara la necesidad de protegerlo y de evitar su sobreexplotación, tema del que Rubén Santiago es un activo defensor.