Gastronomía

Los chorizos artesanales alojan una fiesta de especias

Casa Cúneo los enriquece con pimentón, romero e hinojo, molidos en mortero y en pequeñas cantidades para preservar sus aromas

chorizos

Son cuatro. Dos de cerdo –el italiano con hinojo, y el Toulouse con hierbas provenzales, semillas de mostaza y vino blanco–, uno de pollo, con romero y pimentón deshidratado y molido en mortero, y otro que combina cerdo y res con vino tinto.  Son los chorizos artesanales de Casa Cúneo, propuesta del cocinero Alejandro Colombo y su socio Aldo López, que ya se ofrecen en los domingos parrilleros de Alto, en El Asador, y La Sanduchería –tres restaurantes capitalinos– y a través de redes sociales.

De ellos gusta el sabor que proporciona una correcta relación entre carne y grasa, así como su  aroma a especias, asegura Colombo –egresado del Centro de Estudios Gastronómicos y con experiencia en Franca, D.O.C. y Alto– que muele estos ingredientes en mortero y en pequeñas cantidades para que no pierdan sus propiedades  y que utiliza para la elaboración de los chorizos paleta y papada de cerdo, y pechuga, la presa de pollo que menos merma ocasiona.  ¿Más? Los chorizos de Casa Cúneo se envuelven en tripa de cerdo natural –“no usamos ni colágeno un celulosa”–, se protegen con sal de cura y vitaminas que evitan la oxidación, y no se les agrega preservantes ni colorantes.

“Comenzamos hace año y medio, con el curso de embutidos que dicta Enrique D’Lima en su escuela culinaria de Barquisimeto y apenas lo terminamos comenzó el trabajo creativo, la elaboración de recetas propias, las pruebas para mejorar fórmulas y la estandarización de las recetas”, explica López, que por primera vez se dedica a un negocio ligado a la gastronomía por sugerencia de su amigo Carlos César Ávila, propietario de Franca.

Los socios revelan que antes de tomar la decisión de dedicarse a la elaboración de embutidos pensaron en la posibilidad de tener una chocolatería e incluso, en producir cerveza artesanal. “Descartamos la primera opción por la competencia; la segunda porque a ninguno de los dos nos gusta la cerveza”, reconocen los emprendedores, que ofrecen los chorizos a particulares en  paquetes de cinco unidades –cada una de alrededor de 100 gramos de peso– y que ya preparan pruebas para aumentar su lista de productos: mortadela de pistacho y jamón especiado.

El dato

Casa Cúneo ofrece sus productos a través de la red social @casacuneo y de los sitios web www.casacuneo.net e info@casacuneo.net