Gastronomía

Las salsas Margarito llevan rocoto o auyama

José Francisco Huizi probó con ají chirel, jalapeño y rocoto antes de decidirme por este último para elaborar la primera salsa Margarito que llegó al mercado

salsas margarito
Por Ileana Matos imatos@el-nacional.com

A José Francisco Huizi siempre le gustó el picante. Tanto que hacía pruebas con los ajíes que cultivaba en el patio de su casa, en Margarita, y los ofrecía a familiares y amigos interesado en descubrir qué gustaba y qué había que cambiar en cada una de sus fórmulas para obtener un producto con cuerpo, que diera sabor sin abrasar al paladar. “Trabajé con ají chirel, jalapeño y rocoto antes de decidirme por este último para elaborar la primera salsa Margarito que llegó al mercado”.

En 2016, seis años después de trabajar en el desarrollo del producto llegó su industrialización, con una etiqueta atractiva y su sabor original, y con la creación del sitio web www.salsasmargarito.com y los perfiles en las redes sociales: @salsas_margarito, en Instagram; /salsasmargarito, en Facebook; y @salsasmargarito, en Twitter.

¿La presentación? Un frasco de 156 gramos que se ofrece en Margarita en los locales de Sigo, Central Madeirense, Rattan y Frigorífico Los Tavares, y en Caracas, en Bodega Express, Frescados y Bodegón Deli, explica Astrid Collet, gerente de Marca de la empresa, antes de agregar que al picante de rocoto le siguió el de auyama, que ambos tienen en su etiqueta lo que Huizi llama “el pico-metro” –ilustración que permite identificar el nivel de picante de cada una de las salsas–, que el plan es llegar, poco a poco, a los comercios de todo el país, y ofrecer a los amantes del picante un portafolio de salsas innovadoras, de excelente calidad.