Deportes

Sevilla castigó al Manchester United y clasificó a cuartos

Un doblete de Wissam Ben Yedder, nada más saltar al terreno de juego en la segunda mitad, hundió al equipo de José Mourinho

ctv-s9p-sevilla

EFE

Los sevillistas ofrecieron una gran imagen y dominaron en muchas fase a un United poco incisivo

El Sevilla asaltó este martes el estadio de Old Trafford y se impuso con merecimiento a un rácano Manchester United por 1-2 para poner rumbo a cuartos de final de la Copa de Europa por primera vez desde 1958.

Un doblete del francotunecino Wissam Ben Yedder, nada más saltar al terreno de juego en la segunda mitad, hundió al equipo de José Mourinho, temeroso en su estadio y siempre a merced de un Sevilla valiente, que no quiso especular en el "Teatro de lo sueños" y salió desde el primer minuto por el partido.

El equipo de Vincenzo Montella dejó atrás las decepciones de los últimos años -tres eliminaciones en sus tres últimas presencias en octavos- y a la cuarta fue la vencida: se hizo grande en Manchester, superó con justicia a un histórico de la competición y consiguió el billete para estar entre los ocho mejores de Europa.

Tras acabar 0-0 una primera parte muy disputada, los sevillistas ofrecieron una gran imagen y dominaron en muchas fase a un United poco incisivo, hasta que a los 74 minutos Ben Yedder, que había salido sólo dos minutos al campo por el colombiano Muriel, abrió el marcador y cuatro minutos después sentenció con el 0-2 de cabeza, pese a los intentos baldíos de David de Gea por despejar el cuero.

A la desesperada, y con la eliminatoria prácticamente sentenciada, los "Diablos Rojos" consiguieron descontar uno. Lukaku aprovechó la pasividad de la zaga en su única desconcentración del duelo y se metió la bota tras un saque de esquina de Rashford y subió el definitivo 1-2 en el marcador.

No se movió más el marcador, aunque Ben Yedder tuvo una ocasión inmejorable de hacerlo en un mano a mano que sacó con el pie el guardameta español, y el Sevilla alargó su sueño europeo con una contundente y merecida victoria sobre un United que acusó la excesiva racanería de su entrenador.