Deportes

Niegan fianza de libertad a Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona

Rosell es investigado en España por delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal

Sandro Rosell

EFE

El ex presidente del club blaugrana pretendía huir a Dubai o Tailandia para evitar ser juzgado

La Audiencia Nacional española ha rechazado poner en libertad al ex presidente del FC Barcelona Sandro Rosell, al entender que los 400.000 euros (490.000 dólares) ofrecidos como fianza no minimizan el "altísimo" riesgo de fuga.

Según la Audiencia, el acusado ha estado "moviendo sus influencias para conseguir un refugio blindado a su extradición".

La Sala Penal considera que este riesgo se deduce de una conversación telefónica mantenida en abril de 2017 entre Rosell y el ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeria, en la que se mencionan los países más seguros, como Tailandia o Dubai, para evitar la justicia española.

Señala que Rosell se debe mantener en prisión porque "no existe medida alternativa, fuera de la prisión provisional incondicional, que pueda conjurar el riesgo de fuga de una persona con esa posibilidad de contactos en el extranjero" y en países que no han firmado un tratado de extradición con España.

La Fiscalía advirtió que Rosell tiene un patrimonio oculto en "cuentas radicadas en diferentes países", por lo que una fianza "no puede servir al efecto de evitar el riesgo de fuga de quien dispone de bienes y dinero en abundancia"

Al ex presidente del FC Barcelona se le investiga por delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal y, en concreto, por quedarse presuntamente con 6,5 millones de euros  de la venta de derechos audiovisuales de partidos de la selección brasileña de fútbol.

Presuntamente, el total desviado por esos partidos, que se pagó a una empresa vinculada a una sociedad árabe de Islas Caimán del billonario saudí Saleh Kamel, fueron casi 15 millones de euros , que se canalizaron a través de empresas de Rosell, quien luego repartió 8,3 millones de euros a Ricardo Teixeira, a quien la justicia española no ha conseguido localizar.