Deportes

El lujo del venezolano Jan Hurtado que se hizo viral en redes sociales

El delantero de Gimnasia levantó la pelota con su talón izquierdo y la golpeó con su taco derecho para pasarla por encima de su rival

ctv-bku-jan-hurtado
Por LA NACIÓN | GDA | ARGENTINA

La Copa de la Superliga Argentina no detiene su acción y regala momentos de gran calidad, como lo que sucedió este domingo en Rosario sobre el final del encuentro que Gimnasia venció 3-1 a Newell's y lo eliminó del certamen, cuando el venezolano Jan Carlos Hurtado sacó a relucir todo su talento y generó la reacción de Stefano Callegari.

El delantero de Gimnasia tomó la pelota sobre el sector izquierdo del campo, casi pegado contra la línea del lateral y ante la marca del defensor de Newell's, ensayó algunos amagos que no resultaron porque su rival no cayó en la trampa. Un segundo después levantó la pelota con su talón izquierdo y en un solo movimiento la golpeó con su taco derecho para pasarla por encima de su defensor que, ante la desesperación por perder de vista la pelota, intentó frenar a Hurtado como si se tratara de una acción de lucha y no de fútbol.

Debido a que no le alcanzó a Callegari con su primera infracción y evidentemente enojado por la acción del venezolano, que lo dejó en ridículo, lo corrió y volvió a empujar al atacante de Gimnasia. La acción del lujo del juvenil del conjunto platense recorrió todas las redes sociales.

Hurtado, de 19 años de edad, surgió de Deportivo Táchira y estuvo seis meses suspendido por no haber querido renovar su contrato cuando tenía 17 años, puesto que entendía que su acuerdo no lo conformaba. Estuvo a punto de emigrar a Brujas, Bélgica, pero como no prosperó la operación fue Gimnasia que se quedó con su pase y esperó a que se cumpliese la sanción.

No es la primera vez que Hurtado acapara la atención con su talento, ya que la primera gran irrupción en el fútbol argentino fue cuando se convirtió en la figura en la eliminación de Boca de la Copa Argentina de 2018, cuando marcó el gol sobre la hora que dejó a los xeneizes con las manos vacías.