Deportes

Ibrahimovic y Dzeko brillaron en sus duelos

Los delantero destrozaron la defensa de sus rivales  de turno: el Sáint Etienne y el Villarreal

ctv-ccv-full POGBA POGBA FLORENTIN Y PAUL MANCHESTER UNITED SAINT ETTIENNE

AFP

Los hermanos Florentin y Paul Pgba se reunieron al final del partido entre Saint-Étienne y el Manchester U

El delantero del Manchester United Zlatan Ibrahimovic y el del Roma Edin Dzeko fueron los máximos protagonistas de la ida de los dieciseisavos de final de la Liga Europa y, con un triplete cada uno, destrozaron al Saint-Étienne (3-0) y al Villarreal (0-4), respectivamente.

José Mourinho vivió una noche plácida en Old Trafford, donde el Manchester United encarriló su pase a octavos gracias al acierto del sueco Zlatan Ibrahimovic. El jugador escandinavo puso con ventaja a su equipo ante el Saint-Ètienne francés y el 3-0, en un choque dominado por el cuadro inglés con un disparo de Paul Pogba al palo incluido, dio a los Diablos Rojos, salvo hecatombe en Francia, la clasificación para octavos.

Ibrahimovic hizo el primero con algo de suerte tras lanzar una falta centrada y floja que entró con incertidumbre dentro de la portería del Saint Etienne. Después, en la segunda parte repitió con un remate dentro del área y con un penalti que transformó para sumar 23 goles esta temporada en todas las competiciones.

El Villarreal se dio un batacazo en el estadio de El Madrigal. Y parte de culpa la tuvo Dzeko. No pudo con el Roma, que goleó a su rival 0-4 y estará entre los 16 mejores del torneo cuando acaben los partidos de vuelta.

Los hombres de Fran Escribá remaron contracorriente a partir del minuto 32, cuando un error de Samu Castillejo, que perdió la pelota tras ser presionado por Emerson, provocó el gol del segundo con un gran disparo desde 20 metros que acabó en la escuadra de Sergio Asenjo.

Salvo una ocasión de Bakambu, apenas hubo más noticias del conjunto español, que en la segunda parte se desmoronó y el triplete de Edin Dzeko, que se erigió como máxima figura del duelo y de la jornada, acabó por humillar al Villarreal. Sólo un milagro en Roma dará el pase al equipo castellonense.

En Balaídos, el Celta de Vigo sufrió una derrota que dio una gran ventaja a su rival, el Shakhtar Donetsk ucraniano. Perdió 0-1 en una noche en la que la puntería del conjunto español brilló por su ausencia y lo pagó muy caro con un resultado muy desfavorable para alcanzar los octavos de final.

Bilbao en positivo

El único equipo español que consiguió sacar un resultado positivo fue el Athletic Club (3-2). Su rival, el Apoel chipriota, era una víctima perfecta que, sin embargo, planteó batalla con un tanto de Georgios Efrem en el minuto 36 que adelantó a su equipo. Sin embargo, el mismo Efrem, con un tanto en propia meta el que abrió el camino de la remontada a los hombres de Ernesto Valverde. Aritz Aduriz e Iñaki Williams pusieron el 3-1 en un marcador que acabó más ajustado con el postrero tanto de Gianniotas. El equipo de Thomas Christiansen y de David Barral e Iñaki Astiz, sigue vivo. En Holanda, el Olympique de Lyon dejó cerrada la eliminatoria 1-4 frente al AZ Alkmaar, que perdió 1-4.