Deportes

David Márquez, un venezolano en el Atlético Madrid

El caraqueño se desempeña como médico del juvenil A del club colchonero desde julio del presente año

ctv-frl-david-mrquez

Cortesía

Márquez trabaja con Manuel Cano Martín (director técnico), Luis Amaranto Perea (asistente) y Rodrigo Ortega (preparador físico)

En esta época del año cuando el reloj marca las 8:00 am, el despertador suena y no queda otra que levantarse de la cama para comenzar los quehaceres del día. Después de desayunar y prepararse para salir de casa, David Márquez se dispone a dirigirse hacia su lugar de trabajo. A las 9:30 am, llega a la ciudad deportiva del Atlético Madrid para cumplir con su labor como médico del juvenil A del club colchonero. 

El galeno venezolano, que llegó a la capital española en 2013, trabaja en la institución rojiblanca desde julio de este año. “Tuve la oportunidad de hacer la pretemporada, que incluye a muchas categorías y pude conocer mucha gente. El conjunto que llevo juega la Champions Young League. Te permite viajar con el primer equipo”, comentó Márquez a El Nacional. Previamente, estuvo en India con el Atlético Kolkata y el Pune City de la Superliga.  

“A las 10:30 am comienzan los entrenamientos en el invierno y en el verano a las 9 am. Se trabaja por dos horas y se llega una hora antes. Se hace una evaluación de los jugadores. Los que tienen molestias dependiendo del diagnóstico se envía a la clínica para una evaluación más profunda”, prosiguió el caraqueño de 37 años de edad, quien además es egresado de la Universidad Central de Venezuela y estudia un postgrado en medicina deportiva de la Universidad Complutense de Madrid.

Igualmente trabaja en la Clínica Centro, que se especializa en traumatología y es la única en España certificada por FIFA.

Un largo trayecto. El fútbol es una de sus pasiones y a los 6 años, comenzó a practicarlo en el San Agustín de El Paraíso. Años después, hizo una prueba en el Caracas FC. No obstante, duró poco tiempo porque inició sus estudios de fisioterapia en la Universidad May Hamilton, donde se graduó en 2011.

“Luego hice medicina en el Hospital San Juan de Dios, nada ligado al deporte. Un amigo me dijo que el Real Esppor necesitaba médico y cubrí un juego del primer equipo”, contó.

“Por cosas de la vida, ingresé al departamento de traumatología de la Clínica Santa Sofía y estando ahí, llegó un jugador del Caracas. Al tiempo, contrataron a todo ese departamento médico para que trabajara con el equipo. De 2011 a 2013, estuvimos ahí y a los meses emigré de Venezuela a España”, prosiguió.